domingo. 05.02.2023

«Las plantillas de enfermería deben adaptarse al nivel de cuidados de los pacientes y no al diagnóstico»

DS26P4F2-16-42-21-2.jpg

ana gaitero

LEÓN

José Luis Blanco Valle es el presidente del Colegio Oficial de Enfermería de León, una organización que agrupa a 3.500 profesionales en la provincia. Durante 2020, esta profesión clave en la atención sanitaria y el cuidado de las personas tendrá un protagonismo especial debido a la declaración de la OMS como Año Internacional de la Enfermería. Reforzar la enfermería en la Atención Primaria, respetar y dar garantías sobre sus competencias y desarrollar la enfermería geriátrica son algunos retos.

—En 2020 se celebra el Año Internacional de la Enfermería. ¿Qué significado le da?

—La OMS junto con el CIE (Consejo Internacional de Enfermería) decidieron en 2018 declarar el 2020, como año de las enfermeras y las matronas en el mundo, con el fin de dar valor a una de las profesiones sanitarias mas importantes en el mundo pero sin embargo poco revelantes para muchos gobiernos y de los sistemas de salud. Con esta campaña se pretende visibilizar y sensiblizar a la poblacion, politicos y administraciones de la importancia de las enfermeras en el cuidado de la salud y enfermedad.

—¿Va a celebrarlo el colegio de León de alguna manera especial?

—El Colegio de León ha previsto varios actos a través de un grupo creado a tal fin en el que estan representados todos los estamentos de la enfermeria leonesa y que culminará con un congreso a nivel de Castilla y Leon

—¿Cuáles son los retos que tiene la enfermería en el contexto sanitario actual?

—Los retos actuales de las enfemeras es que todos los avances profesionales y académicos conseguidos en los ultimos años, se transpongan al ámbito laboral. Nuestra profesion ha conseguido el máximo nivel académico, pudiendo ser doctores, estamos realizando proyectos de investigacion de impacto sanitario. Una directiva europea del año 2013, ha reconocido nuestra cualificación profesional de forma autónoma e independiente y sin embargo en los puestos de trabajo seguimos estando como hace años en muchos casos. Ese es nuestro reto.

—¿Qué papel cumple esta profesión y qué funciones está llamada a asumir en el contexto de los cuidados?

—Las enfermeras somos quienes dirigimos los cuidados en el proceso asistencial. Así lo dice la normativa vigente, la Lops, el Estatuto Jurídico de Castilla y León y la Directiva Europea de reconocimiento profesional. Por lo tanto los responsables de los cuidados somos nosotros, con capacidad autónoma y de decision sobre los mismos. En la actualidad hemos pasado del curar al cuidar, por el tipo de poblacion que tenemos y por el aumento de las enfermedades crónicas y la polimedicación. Por lo tanto nuestra profesión va a ser necesaria y vital en los próximos años.

—En la provincia de León se necesitan más de 700 profesionales en la sanidad pública. ¿Se está formando a universitarios/as para cubrir estas plazas?

—Respecto a la necesidad de enfermeras y en concreto en la provincia de León, no dudamos de esta necesidad, pero necesitamos rorganizar los centros de trabajo y los puestos de acuerdo a un nuevo modelo asistencial, que es el del paciente cronico, como he dicho antes. En cuanto a la formación de nuevos enfermeros, entendemos que las universidades están capacitadas para suplir esta necesidad, además de que es un deber de las mismas adaptar las plazas a la demanda.

—¿Está previsto que la administración dote estas plazas necesarias?

—En cuanto a la dotación de las mismas por parte de las administraciones, todos sabemos el déficit presupuestario existente, nos parece complicado que se creen nuevas plazas, a no ser que sean las de reposición por jubilaciones. La nueva consejera debería hacer un estudio serio de las plantillas adaptando la necesidad de enfermeras en base al nivel de cuidados de los pacientes y no al diagnóstico médico, como ocurre hasta ahora.

—¿Qué necesidades concretas hay en Atención Especializada y en Atención Primaria?

—Las necesidades de Atención Primaria, son muy elevadas, al menos debería haber el doble de enfermeras que médicos para adaptarnos a este nuevo modelo que por si solo se esta implantando, en el que atendemos en mas de un 80% a población envejecida, más de una enfermedad crónica y con problemas sociales de atención, aparte del grado de dispersión geográfica, por todos conocido. En el hospital, nos pasa lo mismo, el número de personas que ingresan en los centros hospitalarios, según datos del ministerio, ha aumentado en cuantoa la edad 5 puntos, aumentando considerablemente la franja de edad entre 75-90 años, por lo tanto son personas que aunque ingresen por un diagnóstico médico, como puede ser una fractura de cadera, cuyo problema podría resolverse en 3 días, se quedan en torno a 7 días, por la necesidad de cuidados que precisan. Por lo tanto, el número de enfermeras debería aumentar, pero modificando la forma de ingreso de los pacientes en el hospital, por complejidad de cuidados.

—¿La enfermería ha dejado de ser una profesión subordinada a la medicina? ¿Qué demanda actualmente para su reconocimiento pleno en la atención a la salud de las personas?

—Desde luego los médicos no son nuestros jefes; como le he dicho antes, somos una profesión sanitaria como las demás, ahora graduados universitarios igual que, los médicos, con competencias propias e independientes. Lo que necesitamos es que esto se reconozca por la administración sanitaria, por los gerentes y direcciones de enfermería y que se nos dé plena seguridad jurídica para que podamos actuar en nuestro ámbito tal y como nos coresponde sin tener ningún riesgo legal.

—En una sociedad que envejece como la leonesa, ¿hay alguna especialidad que haya que potenciar para mejorar los cuidados?

—Respecto a las especialidades de enfermería, en la actualidad está claro que hay que dar más valor al ámbito de la atención primaria, debemos centarnos en potenciar a las enfermeras a este nivel asistencial. También sería necesario impulsar la enfermeria geriátrica, aunque esto es algo a lo que las administraciones no estan dando ninguna importacia, a pesar de que cada vez vamos a tener más personas viviendo en residencias de mayores, en las que sería necesario tener unos conocimientos más concretos y centrados en esa especialidad.

—La enfermería es una profesión feminizada. ¿Cree que se deben adoptar medidas para incentivar a los jóvenes varones a formarse en esta profesión?

—En cuanto al hecho de que en esta profesión haya mas mujeres que hombres, entendemos que no es algo que nos afecte ni que sea necesario cambiar. De hecho el número de mujeres en la universidad en general, ha aumentado en los ultimos años, por otro lado la competencia profesional no está basada en ser hombre o mujer, si no en el que mejor preparado esté y mejor realice su trabajo y su competencia, eso en nuestra profesión. Creemos que está probado al menos por el hecho de que los que entran en la universidad son los que tienen las notas más altas y el expediente académico mejor.

—El Colegio Oficial de Enfermería de León aglutina a 3.500 profesionales. ¿Qué necesidades plantean actualmente?

—El Colegio de Enfermería de León, es uno de los que más colegiados tiene en el ámbito de Castilla y León por lo que debemos dar respuesta a nuestros compañeros, potenciando la formación adaptada a las necesidades de los puestos de trabajo actuales, apoyando la investigación enfermera y en la actualidad también estamos trabajando en un borrador de nuevos estatutos colegiales, que tan necesarios son para adaptarlos a la realidad enfermera del momento, como expliqué anteriormente.

—La investigación en enfermería está aportando incluso modelos de gestión (me refiero a la tesis premiada de un leonés pero habrá más). ¿Se piensa en la enfermería a la hora de nombrar gestores de hospitales o Atención Primaria que no sean solo del ámbito profesional?

—Respecto a la investigación enfermera, le he comentado que el avance profesional es importante. Aunque somos aún una profesión joven en este campo, estamos consiguiendo logros importantes, pero no se traducen en el ámbito laboral, y uno de los ejemplos es el que aún no podamos acuñar puestos directivos o de gestión que parece que estén reservados a médicos, algo inaudito a estas alturas. Quien sea el más válido y capaz, es el que debería ocupar el puesto. Esta es una reivindicación que no vamos a dejar de hacer y aprovecharemos el 2020, los retos que nos marca la campaña Nursing Now, para alzar la voz y no dejar de pedir que esto cambie.

«Las plantillas de enfermería deben adaptarse al nivel de cuidados de los pacientes y...
Comentarios