jueves. 30.06.2022

El impacto de la pandemia sobre el servicio de Neumología, que obligó a cerrar la Unidad del Sueño en varias ocasiones, se nota en una lista de espera para realizar estudios de personas que pueden padecer apnea del sueño. Con la nueva situación «estamos haciendo un esfuerzo por disminuir la lista de espera de los pacientes preferentes», sobre todo de aquellas personas que son conductores o presentan factores de riesgo cardiovasculares.

Las neumólogas responsables de la Unidad del Sueño, Silvia Fernández y Paola Gudiel, han revisado todos los estudios y realizado consultas telefónicas para establecer las prioridades. El objetivo es que en 2022 la lista de espera de las personas no preferentes tenga una demora «razonable» de no más de un año, afirma la jefa del servicio de Neumología Elena Bollo.

Cada día se recibe una media de 4-5 peticiones y que hay que priorizar el grado de urgencia para dar la mejor asistencia a las personas que presentan síntomas sospechosos de padecer apnea del sueño.

A las personas que se les realizan estudios domiciliarios se les entrega el dispositivo en el Caider —planta baja entre Princesa Sofía y Virgen Blanca— mientras que las que precisan estudios más complejos tienen que dormir en la planta quinta del Hospital Virgen Blanca donde se encuentra ahora ubicada la Unidad del Sueño. Cuenta con dos habitaciones con camas equipadas para monitorizar al paciente, vigilar sus constantes y videocontrol.

«Queremos reducir la lista de espera a un año como máximo»
Comentarios