jueves 26/5/22
                      fernando otero
fernando otero

Dos jóvenes dan muestras de cariño acurrucados sobre la vieja madera de la Puerta del Perdón de la Colegiata de San Isidoro. Esta consagrada a los peregrinos, que en los años de jubileo libra de sus pecados a quienes la cruzan camino a Santiago. El Descendimiento, el Sepulcro y la Ascensión vigilan la escena bajo la mirada de San Pedro y San Pablo. Parecen bendecir el juvenil achuchón.

querer y dejarse querer siempre merece el perdón
Comentarios