jueves 3/12/20

Redes fantasma que ahogan los mares

El 66% de los mamíferos acuáticos, el 50% de las aves marinas y todas las especies de tortugas del planeta han quedado atrapadas en alguna ocasión en estas basuras
Un millón de toneladas de redes procedentes de la pesca terminan cada año en los océanos. EFE
Un millón de toneladas de redes procedentes de la pesca terminan cada año en los océanos. EFE

Las miles de toneladas de artes de pesca abandonadas o perdidas en los océanos todos los años, las conocidas como ‘redes fantasma’, son los desechos plásticos más letales para las especies marinas, según advierte el informe monográfico publicado por la organización naturalista WWF, que lidera una campaña mundial para lograr unos mares libres de plásticos. La amenaza es tan grave que la investigación calcula que el 66% de los mamíferos acuáticos, el 50% de las aves náuticas y todas las especies de tortugas marinas de todo el planeta han quedado atrapadas en alguna ocasión en estas basuras, causándoles lesiones o la muerte. Las redes abandonadas, de hecho, abundan los expertos, pueden seguir atrapando especies como las tortugas, tiburones, cetáceos, rayas o aves marinas durante décadas y, además, tardan cientos de años en degradarse. En concreto, el informe destaca que son responsables de haber contribuido a que especies como la vaquita marina y otros pequeños cetáceos se encuentren al borde de la extinción. La vaquita marina es una marsopa de 1,5 metros, que habita en la Baja California, y que ha pasado de 97 ejemplares en 2015 a 10 en 2019.

Que el plástico está ahogando al planeta es un hecho. Se estima que 11 millones de toneladas de estas basuras acaban en el océano cada año. Pero lo que hasta ahora era menos conocido es que, de todos los desechos plásticos que acaban en los mares, las redes de pesca abandonadas constituyen la principal amenaza para la vida. El informe de WWF ‘Stop redes fantasma, la forma más letal de plástico marino’, calcula que entre 500.000 y un millón de toneladas de redes y artes de pesca se abandonan en el océano cada año y se convierten en trampas mortales para múltiples especies, que sufren amputaciones o fallecen enredadas o asfixiadas, con una muerte lenta y dolorosa. WWF calcula que cerca del 6% de todas las redes, el 8,6% de las trampas y nasas y el 29% de todos los sedales de pesca utilizados a nivel mundial se abandonan, pierden o descartan en el medio ambiente.

Redes fantasma que ahogan los mares
Comentarios