viernes. 27.01.2023

Un referente en la resolución de conflictos

Los Graduados Sociales son los profesionales mejor preparados ante un asunto laboral
                      Leonardo Olivares Lobato. DL
Leonardo Olivares Lobato. DL

Los Graduados Sociales demuestran día a día la profesionalidad en materia laboral y de la seguridad social, asesorando, representando y defendiendo los intereses de los trabajadores y de las empresas. El presidente del Colegio de Graduados Sociales de León, Leonardo Olivares Lobato, destaca la importancia de los Colegios Profesionales como punto de unión, trabajo, formación y de defensa de los intereses de los graduados sociales.

Leonardo Olivares aclara que el «primer objetivo» que se marcan tras la irrupción de la pandemia es el de «recuperar las actividades propias que se venían realizando antes, en especial la presencialidad».

Este año, el Colegio de Graduados Sociales tiene prevista la realización de varias jornadas de formación para los colegiados, «empezando por una sobre la reforma de las cotizaciones del régimen de autónomos que tanta controversia ha dado», detalla.

También abordarán «las nuevas formas de entender las reclamaciones judiciales que se están generando a través de sentencias dictadas en otros países europeos y que pueden servir de avance a una reforma laboral en relación con los despidos y sus indemnizaciones adaptadas a las circunstancias del trabajador». Del mismo modo harán visitas a institutos de Educación Secundaria para orientar a los futuros trabajadores o estudiantes.

También se realizan actividades desde el Consejo General y como parte activa de Colproleón desarrollarán acciones en defensa de los intereses de la provincia.

—¿En que situación está la relación de los graduados sociales con la administración? Olivares Lobato reconoce al respecto que la Administración Pública se «ha aprovechado de la situación de pandemia para cambiar su forma de tratar a los profesionales, de los cuales depende, y lo ha hecho poniendo en marcha multitud de plataformas informáticas para que nosotros, y no ellos, tengamos que realizar en parte su trabajo. El descontento de los colegiados es general, pero deben entender que nuestro trabajo depende de esa Administración. Exigimos que la colaboración debe ser en ambos sentidos y que estamos cansados de ser funcionarios sin sueldo». Reclama canales directos de atención.

—¿Cómo se presenta el futuro judicial en materia social en León? «Estimamos que, en materia social, donde los graduados sociales actuamos judicialmente, se van a ver incrementadas las demandas por despidos y por derechos. La situación económica es complicada. También vamos a ver muchas demandas contra el Sepe porque ahora es cuando se producen las reclamaciones por devoluciones exigidas a los trabajadores durante los ertes.

—¿Legislativamente, que está pasando? Olivares Lobato responde que «no hay tiempo para asumir, estudiar, interpretar y aplicar tanta normativa, es un sin vivir, y el problema es que la mayoría de esa normativa no tiene ni pies ni cabeza, es absurda, con normas de muy difícil interpretación y que, además, gracias a las redes sociales y otros medios, a veces tienen una mala interpretación por la ciudadanía. Necesitamos descansar de tanta norma y centrarnos en legislación con sentido. No puede ser que hasta llegar al asunto concreto de un real decreto nos hagan argumentos de diez paginas sin un sentido lógico. Creo que no deben legislar con la primera ocurrencia que se tenga para dar beneplácito a un sector determinado y les recomiendo que ante normas laborales consulten con los que estamos a pie de calle, que tenemos un trato directo con la realidad...», expone.

Ve mucho futuro a esta profesión «porque los conflictos laborales no van a acabar nunca y cada vez es mas amplio el campo de nuestra actuación, si bien tenemos dos asuntos pendientes, como son la firma del recurso de casación y el turno de oficio de materia laboral. Ante los conflictos laborales y en materia de seguridad social, los Graduados Sociales somos los profesionales mejor preparados y nuestra formación está avalada por un titulo universitario y respaldada por un Colegio Profesional», explica.

Un referente en la resolución de conflictos
Comentarios