sábado. 25.06.2022

Rehabitare, el antídoto para la despoblación

La Junta impulsa un ambicioso programa de impulso para recuperar inmuebles en desuso
                      Mansilla de las Mulas es otra zona beneficiada. MARCIANO PÉREZ
Mansilla de las Mulas es otra zona beneficiada. MARCIANO PÉREZ

Tres viviendas en Brañuelas rehabilitadas por la Junta en el inmueble de dos plantas que constituía el Edificio de Viajeros de la antigua Estación de Ferrocarril, hoy en desuso, son el ejemplo de las actividades de la Junta en el marco del programa Rehabitare, que permite la recuperación de espacios en desuso.

El programa Rehabitare tiene como objetivo incrementar el parque público de alquiler social de la Comunidad y fijar población en el medio rural, a través de la recuperación de inmuebles en desuso que sean de titularidad municipal. Su finalidad prioritaria es atender las necesidades habitacionales de los colectivos de especial protección, del derecho a la vivienda de la Comunidad de Castilla y León, particularmente de los jóvenes.

En suma, este programa de rehabilitación de viviendas sirve para recuperar edificios que puedan ser destinados al alquiler social de manera que se consigue optimizar los recursos municipales, restaurar inmuebles valiosos patrimonialmente, revitalizar los espacios tradicionales del entramado urbano municipal y, sobre todo, fijar población en el medio rural con la puesta a disposición de las viviendas rehabilitadas, en régimen de alquiler social, en favor de los citados colectivos de especial protección.

Además, también se configura como un instrumento de reactivación económica y de creación de empleo en medio rural, gracias a la implicación de las empresas locales en las obras de rehabilitación que se acometan a su amparo.

PROCEDIMIENTO

La mecánica de la actuación administrativa que se desarrolla en la ejecución de este programa es sencilla: tras la cesión por parte del Ayuntamiento a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la vivienda o inmueble en desuso, la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo contrata las obras de rehabilitación necesarias para, una vez finalizadas, proceder a su devolución al Ayuntamiento que lo ofrecerá en régimen de alquiler social a familias u otros colectivos de especial protección de los previstos en la Ley 9/2010.

Una vez que este programa ha superado su primera fase de implantación, en la que se han llevado a cabo 194 actuaciones con un presupuesto de 8.392.386 euros y ante la excelente acogida y beneficiosos efectos, resulta conveniente fijar unos criterios que orienten el proceso de selección de las actuaciones que se puedan acoger al mismo, que delimiten los compromisos a asumir por los Municipios donde se ubiquen las actuaciones seleccionadas y que dispongan cuestiones procedimentales.

La última convocatoria, que se resolverá en próximas fechas, beneficiará a más de 15.000 familias de Castilla y León, más de 3.000 en la provincia de León, con más de 26 millones de euros destinados a las ayudas, más de cinco en la provincia leonesa, siempre según las previsiones del gobierno de la autonomía a través de la consejería.

Rehabitare, el antídoto para la despoblación
Comentarios