martes 24/5/22

George Sand, bajo este pseudónimo masculino Aurore Dupin alcanzó el éxito literario, aunque su nombre ha pasado a la historia más por ser la musa de Musset y la amante de Chopin que por tratarse de una de las precursoras del feminismo actual, así como una mujer que vivió el amor y el sexo en libertad. Y para sacarla del «olvido» llega a España, tras su éxito en Francia, George Sand, hija del siglo (Garbuix Books), una novela gráfica de la escritora Séverine Vidal y la historietista Kim Consigny sobre la que califican como una «figura inspiradora en un siglo en el que las mujeres recibían el mismo trato legal que los delincuentes». Educada por su abuela paterna, Aurore se casó a los 18 años con el barón Casimir Dudevant, pero se separó ocho años después tras haber tenido dos hijos. Hasta aquí una vida de las calificadas como normales, pero es a partir de 1931 cuando la baronesa Dudevant comenzó una historia de amor con el escritor J. Sandeau, de quien acogió su primer pseudónimo, Jules Sand, con el que escribió la que sería su primera novela Rosa y Blanca. Un año después, esta francesa de educación refinada y culta, gracias a su admirada abuela, pasó a ser conocida como George Sand, y alcanzó un gran éxito con la novela Lélia. Aún así, la guionista ha reconocido que si Sand, esta mujer que tuvo que esconderse tras un pseudónimo masculino, levantara la cabeza diría «ante una buena comida o cena» que «aún queda mucho por hacer» en la lucha femenina. George Sand. Hija del siglo llega para recuperar a un referente femenino «completamente olvidado»

Resarcir el olvido de George Sand
Comentarios