jueves 27.02.2020

REYES MAROTO

Poner fin a la España vacía y crear empleo

León perdió 13 habitantes cada día el año pasado y el 65% de sus pueblos corren el riesgo de desaparecer en los próximos años. Por eso el reto demográfico es una de las prioridades de la ministra, que ya anunció que trabajará por «la reindustrialización, por hacer del turismo una palanca para la España vaciada y por impulsar y modernizar el comercio que hace ciudad».

El problema más demoledor que padece León es la despoblación y el envejecimiento. Por eso, en las manos de Reyes Maroto está la varita que puede hacer florecer el empleo para atraer a nuevos ciudadanos y frenar la huída de los jóvenes. Empresas y financiación que podrían potenciar el polo tecnológico y compensar la descarbonificación industrial que está en marcha. La estadística es dura. La provincia ha necesitado una década para perder 29.071 habitantes, aunque igual de preocupante es la marcha de jóvenes y de los mejores talentos. La ministra podría frenar el declive con políticas industriales adecuadas que den futuro, sobre todo, laboral. Maroto se enfrenta a los desafíos del cambio climático, pero tiene la oportunidad histórica de reforzar la presencia del país en Europa y trabajar codo a codo con Alemania y Francia. La suma del Brexit del Reino Unido y la parálisis de Italia puede alumbrar un nuevo G3 que dé a España más protagonismo en la toma de decisiones. La mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del turismo, la regulación de los pisos turísticos y por encima de todo modernizar el comercio y el sector del automóvil para afrontar los retos del mundo digital son otra de las prioridades. En cuanto a León, tierra de reyes y manjares de dioses, posee suficiente riqueza patrimonial, cultural, gastronómica y de naturaleza como para enfocar parte del empleo a través de un turismo de calidad que atraiga y retenga a los viajeros. El AVE se ha traducido en una inyección de turistas para una ciudad y una provincia que quieren abrirse a España. Un punto de inflexión para un sector clave que debe buscar una rentabilidad suficiente para su desarrollo. Valporquero, Babia o Las Médulas son otros importantes pilares. Lo importante es que desde el ministerio se sepa elegir cuáles son esas joyas cercanas que hagan que el turista diga que merece la pena pernoctar para acercase a la mañana siguiente. Si la tarea se realiza bien, León crearía un turismo de calidad y sostenible. Y si el turismo despega bien, el comercio de proximidad se beneficiará de ese tirón. Reyes Maroto quiere proteger el comercio tradicional, que da experiencia y trato cercano a los clientes. Los profesionales del sector piden una mayor presencia del turismo congresual, intentar mejorar las cifras en cuanto al número de compras que efectúan los que visitan esta tierra y apostar por el aprendizaje del castellano como otro reclamo más.

León es un destino cada vez más recurrente, pero a pesar de que el sector posee motivos para celebrar sigue habiendo muchas cosas que mejorar y que necesitan el impulso del Gobierno central. Atraer más actividad, culminar el Palacio de Congresos para convertirlo en un referente, pedir a sus homólogos en el Gobierno atención para el aeropuerto son objetivos claves en el debe de esta provincia. Modernizar el comercio para afrontar los retos del mundo digital, con un modelo eficiente que respete los derechos laborales. Las medidas impulsadas por Maroto deberán ir encaminadas en pro de la competitividad de la industria.

REYES MAROTO