sábado 14.12.2019

San Marcos, vuelta al esplendor

La reforma integral del Parador de León hará brillar al Hostal San Marcos como en sus mejores tiempos. Las obras encaran su fase final con el propósito de que el magnífico edificio renacentista se convierta de nuevo en el epicentro de los grandes eventos de la comunidad autónoma, en el punto de encuentro de viajeros y peregrinos de todo el mundo y en la sede principal de la vida social de León.

El Hostal de San Marcos es uno de esos hoteles que dejan huella en quien lo visita.
El Hostal de San Marcos es uno de esos hoteles que dejan huella en quien lo visita.

El Hostal de San Marcos es uno de esos hoteles que dejan huella en quien lo visita. Es un hotel único, uno de los alojamientos monumentales más extraordinarios del viejo continente. Su construcción, junto al puente que atraviesa el río Bernesga, se inició en el siglo XVI con el objetivo de albergar la sede principal de la Orden Militar de Santiago en el oeste de la península. Reconvertido en Parador de Turismo, está siendo objeto de una reforma integral que devolverá el edificio a su máximo esplendor y lo colocará a la vanguardia de la hotelería sostenible, sin plásticos de un solo uso en sus habitaciones y con electricidad 100% renovable.


La obra de rehabilitación, que encara ya su fase final, va a recuperar el segundo claustro de la edificación original que, sin embargo, no existía en su vida como Parador. Un nuevo espacio que promete ser espectacular y que podrá ser disfrutado por los clientes alojados y por los vecinos de la ciudad, ya que va a albergar la nueva cafetería del Hostal San Marcos. Sobre ella lucirá, a gran altura, el techo de Lucio Muñoz una pieza de gran valor artístico que ha sido restaurada y tendrá un protagonismo importante en el nuevo claustro.

PARADOR DE LEON 6Paradores considera al Hostal San Marcos el buque insignia de la compañía y asegura que seguirá siendo también el gran exponente de su colección artística. La hotelera pública se ha comprometido a que todas las obras de arte importantes permanezcan en el edificio tras la reforma y anuncia que baraja la posibilidad de reforzar la colección con piezas traídas de otros Paradores. En el de León se colgarán, por supuesto, las treinta y dos obras del artista Vela Zanetti. Además, los elementos artísticos estructurales del edificio han sido ya restaurados también para que vuelvan a lucir como nuevos. Es el caso del espectacular artesonado de madera del siglo XVI situado en la sala capitular. 


Antigua sala capitular

UN EDIFICIO PARA IMPREGNARSE DE HISTORIA

Volver a poder pasear por las estancias del Parador de León permitirá, de nuevo, recorrer la historia de España. Siete siglos de vida hacen de él un hotel – museo único en el mundo. Tras los gruesos muros del Hostal San Marcos se han forjado importantes episodios de la historia de España: capítulos de la Orden de Santiago, confinamientos ilustres como el de Quevedo y etapas trágicas, como su uso a modo de campo de concentración durante la Guerra Civil española. 

Los frailes atendieron allí a los maltrechos peregrinos que se dirigían a Santiago, mientras los caballeros de la Orden reconquistaban el territorio peninsular frente a los árabes, espada en mano, a lomos de sus corceles. La imponente edificación, entonces, constituía una ciudad en miniatura, con corrales, huertas, almacenes, establos, bodega, cárcel y su propio cuerpo de clérigos, sanitarios y sirvientes. 

Su origen hay que buscarlo en siglo XII, en la profunda Edad Media, cuando la princesa doña Sancha, peregrina y hermana del rey de León y Castilla, Alfonso VII el Emperador, cedió esta tierra en la ribera del Bernesga para que se erigiera un hospital que atendiera a los romeros. 

Su construcción va ligada a la existencia del puente de San Marcos, junto al que se levantaron un hospital, una iglesia y un monasterio. El San Marcos de antaño presentaba una estructura radicalmente distinta a la que después poseería el monumento renacentista y el hospital de peregrinos se hallaba frente al convento, aislado, en el lugar donde hoy se encuentra la Plaza de San Marcos.

León (86)De aquel complejo laberíntico y medieval apenas ha quedado rastro. La idea del nuevo San Marcos surge en un capítulo de la Orden de Santiago bajo presidencia del rey Fernando el Católico, que entonces ejercía el cargo de maestre. Su empeño fue construir un monumento grandioso que reflejara la importancia y el inmenso poder de la Orden, a través de un edificio que conjugara el universo religioso con el militar, tal y como refleja la iconografía de su impresionante fachada plateresca. Las obras comienzan de inmediato con la demolición de la antigua iglesia en 1515 y parte del convento original. En la década de 1560 los trabajos quedaron prácticamente paralizados, debido al traslado de los frailes a Extremadura, de donde no regresan hasta que arranca el siglo XVII. El exilio en Extremadura retrasó gravemente las obras, que se retomaron en 1615 y la conclusión de San Marcos no fue una realidad hasta 1720. 

Convertida en imagen de marca de Paradores, la fachada del Parador de León es conocida en todo el mundo e identificada de manera inmediata con la ciudad. Esa portada representa uno de los conjuntos más importantes de la arquitectura española del Renacimiento. Su riqueza escultórica e iconográfica sirve, como se planeó, al propósito de exaltación de la grandeza de la Orden de Santiago y de la España imperial de Carlos V. Fue iniciada en 1531 y en las tallas que conforman su programa ornamental participaron afamados escultores franceses, como Juan de Juni, Juan de Angés, Guillén Doncel y Esteban Jamete. 

PARADOR DE LEON 30

Convertida en imagen de marca de Paradores, la fachada del Parador de León es conocida en todo el mundo e identificada de manera inmediata con la ciudad. 

TODO LISTO PARA EL XACOBEO 2021

El Xacobeo 2021 el remozado Hostal San Marcos estará ya funcionando a pleno pulmón tras su reapertura en 2020.  Los miles de peregrinos que se esperan para esas fechas, así como los leoneses, podrán atravesar los portones de madera del Parador de León para imbuirse del basto patrimonio histórico y artístico del impresionante edificio.


Buena parte del prestigio y la fama que siempre acompañaron al convento de San Marcos obedecen a su situación estratégica. Aunque se hallaba en un páramo, alejado del centro de la ciudad, fue erigido en la ribera del Camino de Santiago, hecho que lo convirtió en punto de referencia y enclave de paso obligado a lo largo de los siglos. 

Aunque existen distintas de rutas de peregrinaje a Santiago, la más conocida es el Camino Francés, donde León es parada obligatoria.  Ya en el ‘Codex Calixtinus’ se describe a la ciudad del Bernesga como una “sede de la corte real, llena de todo tipo de bienes”, y recomienda visitar “el venerable cuerpo de San Isidoro… que ilustró a los españoles con sus doctrinas y honró a toda la Santa Iglesia con sus florecientes obras”.

El Xacobeo 2021 el remozado Hostal San Marcos estará ya funcionando a pleno pulmón tras su reapertura en 2020. Los miles de peregrinos que se esperan para esas fechas, así como los leoneses, podrán atravesar los portones de madera del Parador de León para imbuirse del basto patrimonio histórico y artístico del impresionante edificio.

El Hostal San Marcos, tras su fundación, mantuvo un hospital donde los peregrinos disfrutaban de comida caliente, un rincón abrigado donde pasar la noche y asistencia sanitaria. El edificio, de dimensiones mucho más reducidas, se ubicaba en mitad de la plaza de San Marcos, frente a la iglesia y el convento, en la otra orilla del Camino. En el siglo XVIII, una vez rematado el monumento renacentista, se derriba la vieja hospedería y se levanta una nueva junto a la iglesia, a continuación de la entrada de carruajes. 

DE CUADRAS A CAMPOS DE CONCENTRACIÓN

La Desamortización de Mendizábal daría fin a la vida conventual en San Marcos y los freiles abandonaron lo que había sido su casa durante casi 700 años. Fue el comienzo del declive y casi ruina de San Marcos, al que de poco sirvió su declaración como Monumento Histórico Artístico en 1844. Muchos inquilinos han habitado en el Hostal: alumnos del Instituto de Segunda Enseñanza y de la escuela de veterinarios, casa de misioneros y corrección de clérigos de la Diócesis, colegio de misioneros de ultramar de los jesuitas, reclusos de la cárcel provincial, enfermos de viruela del Hospital de San Antonio, escolapios… hasta que, por fin, en 1894, el edificio se entregado al Ministerio de la Guerra, para establecer las oficinas del Estado Mayor del 7º Cuerpo del Ejército. 

PARADOR DE LEONEn 1898, el Ministerio de la Guerra decidió destinar el convento de San Marcos a una tarea tan inesperada como rocambolesca: depósito de sementales del ejército. De nada sirvieron los lamentos de la Comisión Provincial de Monumentos, que consideró la ocurrencia como una auténtica profanación. Al final fueron los equinos los que, junto con los freiles y las antigüedades del Museo de León, permanecieron más tiempo entre los muros del convento, ya que no lo abandonaron hasta 1961. Distintos espacios del complejo fueron adaptados para albergar las cuadras, entre ellos su monumental claustro, donde los cuadrúpedos compartían sitio con los tesoros arqueológicos del Museo. 


Los cinco siglos de historia del Convento de San Marcos concentran en apenas cuatro años su etapa más sombría. En el transcurso de la Guerra Civil española, celdas, salas, cuadras de caballos, claustros, iglesia, coro, museo y hasta el último recodo del edificio se transformaron en improvisadas mazmorras o despacho de carceleros...

En el transcurso de la Guerra Civil española, celdas, salas, cuadras de caballos, claustros, iglesia, coro, museo y hasta el último recodo del edificio se transformaron en improvisadas mazmorras o despacho de carceleros. El poeta Victoriano Crémer (1906-2009) fue uno de los miles de leoneses recluidos en el campo de concentración que se instaló en el convento. 

Paradores devolverá a los leoneses una de sus joyas, restaurada y rehabilitada, que lucirá en todo su esplendor devolviendo a la ciudad del Bernesga al epicentro turístico, económico y cultural del que un día fue protagonista. 

UN HOTEL EN EL CONVENTO

En 1963, tras años de abandono y ruina, San Marcos fue traspasado al Instituto Nacional de Industria, con el objetivo de devolverle el esplendor y reconvertirlo en un hotel de la máxima categoría. El arquitecto Fernando Moreno Barberá dirigió el ambicioso proyecto de reforma, cuyos trabajos se iniciaron al año siguiente y fueron rematados en un tiempo récord: 16 meses...

León (155)

León (156)

El nuevo Hostal de San Marcos se inauguró el 5 de junio de 1965 con la presencia de las más altas autoridades del Estado y su gestión quedó a cargo de la Empresa Nacional de Turismo (ENTURSA).

La compañía Entursa, adscrita al Instituto Nacional de Industria, dirigió el Hostal de San Marcos hasta 1986, año en que la empresa es fraccionada y, en parte, privatizada. En aquel momento poseía una docena de hoteles distribuidos por otras tantas ciudades del país. Tres de ellos fueron integrados en la red de Paradores de Turismo: El Hostal dos Reis Católicos de Santiago de Compostela, el Hotel la Muralla de Ceuta y este antiguo convento de los freiles...

La compañía ENTURSA, adscrita al Instituto Nacional de Industria, dirigió el Hostal de San Marcos hasta 1986, año en que la empresa es fraccionada y, en parte, privatizada.

En aquel momento poseía una docena de hoteles distribuidos por otras tantas ciudades del país. Tres de ellos fueron integrados en la red de Paradores de Turismo: el Hostal dos Reis Católicos de Santiago de Compostela, el Hotel La Muralla de Ceuta y el Hostal de San Marcos de León. 

A partir de entonces el Parador de San Marcos se convirtió en el buque insignia de la hotelera pública. Ahora, más de 30 años después, Paradores devolverá a los leoneses una de sus joyas, restaurada y rehabilitada, que lucirá en todo su esplendor devolviendo a la ciudad del Bernesga al epicentro turístico, económico y cultural del que un día fue protagonista. 

León (52)

San Marcos, vuelta al esplendor
Comentarios