martes 29/9/20

SANTA MARÍA DEL PÁRAMO

RAMIRO
RAMIRO

Es una de esas localidades de las que siempre deja huella. Una de esas a las que apetece volver. Santa María del Páramo, que siempre ha destacado por ser la cabecera de la comarca del Páramo fruto de su extensa oferta comercial, pero sin olvidarse de que se lo debe todo a la agricultura porque es la actividad económica principal de la zona —razón por la que cobra significado que su patrón sea san Isidro—, ha sabido adaptarse como pocos municipios a los nuevos tiempos y se ha ido posicionado poco a poco como un lugar de referencia turística.

Entre sus grandes avales para ello se encuentran sus envidiables y bien cuidadas instalaciones municipales que no dejan a nadie insatisfecho. Desde su polideportivo municipal, que ofrece la posibilidad de práctica gran variedad de deportes (instalaciones en las que acaban de renovar el suelo de su pabellón recientemente), pasando por sus modernas piscinas (donde actualmente se cumplen a rajatabla todas las medidas de seguridad a causa de la pandemia) o por sus tres diferentes parques infantiles para disfrute de los más pequeños.

Mención especial merece también su centro cívico, otro de los emblemas del municipio y punto de encuentro de sus vecinos donde se realizan todo tipo de actividades de ocio y culturales. Tocando su apartado cultural, también cabe destacar la sala de exposiciones ‘Óscar García Prieto’ que alberga durante todo el año diferentes muestras itinerantes y que se renuevan cada dos semanas aproximadamente. Igualmente, es uno de los pocos pueblos que puede presumir de contar con una sala de cine.

La artesanía sigue formando parte de la identidad de este rincón de la provincia leonesa. Un ejemplo es la fábrica de cuero de Genaro González, la única de la provincia y una de las pocas que sobreviven al paso del tiempo en el panorama nacional.

Otros de sus atractivos es su circunvalación, con poco más de cinco kilómetros de longitud que rodean a toda la localidad y que es el lugar ideal para salir a pasear, correr o andar en bicicleta para desconectar. La misma esconde una senda botánica con cerca de 350 árboles pertenecientes a 53 especies típicas de la zona. Todos ellos bien identificados con su nombre común y la familia a la que pertenecen. Para desconectar, envidiable también es su zona conocida como ‘Los tres ojos’ con diferentes mesas y bancos tapadas por las sombras de árboles y en las que realizar incluso una barbacoa. Además, aquí se encuentra su skate park.

Pero sin lugar a dudas su joya de la corona es su mercado dominical, que todas las semanas llena las calles de un continuo ir y venir de gente de toda la comarca que congrega a más de un centenar de puestos que se instalan para participar en esta tradicional cita que ya cuenta con un siglo de existencia. Tal era su solera hace cien años, que el 15 de abril de 1926, el rey Alfonso XIII emitió una real orden declarando su «tradicionalidad» como una excepción a la ley de Descanso Dominical vigente en aquel entonces. Textil, calzado, fruta, embutidos, bacalao, encurtidos o ferretería son sólo algunos ejemplos de lo que se puede encontrar ente su variada oferta del mercado.

Todo ello acompañado de una gran oferta hostelera, con una buena variedad de restaurantes, bares, pub, así como hotel y hostales donde disfrutar a lo largo de todo el día. En su apuesta por el turismo, Santa María también ha habilitado un parking de autocaravanas al lado del polideportivo y espera aumentar su apuesta con un futuro camping municipal que ya está proyectado.

SANTA MARÍA DEL PÁRAMO
Comentarios