viernes 28.02.2020

A Santiago sí, pero con escala en La Virgen

El municipio de Valverde ha hecho de la Ruta Jacobea su principal reclamo, con diferentes tramos y la basílica como grandes joyas
La Basílica de La Virgen del Camino se ha convertido en el emblema turístico principal de este municipio leonés.
La Basílica de La Virgen del Camino se ha convertido en el emblema turístico principal de este municipio leonés.

Valverde de la Virgen se ha convertido en uno de los municipios leoneses que mayor apuesta hace por el turismo de calidad. Un empeño continuo en ofrecer lo mejor de su patrimonio, gastronomía, tradiciones y fiestas tanto a sus ciudadanos como a los cientos de visitantes que traspasan sus fronteras a diario. Sin duda alguna, uno de los grandes atractivos es el Camino de Santiago, que cruza La Virgen del Camino y se ramifica después por el resto de localidades logrando que quienes lo surcan se encuentren con secretos guardados a la vista de todos que sin embargo solo unos pocos son capaces de contemplar.

La basílica situada en La Virgen es sin duda una de las grandes joyas del municipio. Su pórtico, el interior y todo el entorno ayudan al peregrino a interiorizar de verdad la Ruta Jacobea y a quienes tan solo acuden como visitantes a maravillarse con su construcción, sus matices y su belleza.

La estancia en el municipio de Valverde convence al turista de que comodidad, buenos alojamientos, restauración, arte, actividades lúdicas, cultura y paisajes donde alejarse del mundanal ruido —entre otros antojos— conviven aquí en perfecta sintonía, como si fuese lo habitual. Pero no lo es. No en todos los lares por los que atraviesa esta ruta. Así que es imposible no agradecer la hospitalidad y el trabajo bien hecho que nace de este singular municipio leonés.

Se agradece, por qué no decirlo, el esfuerzo del Ayuntamiento por mimar los diferentes tramos del Camino de Santiago. Hace tiempo que comprendieron que el Camino aquí es capital. Y lo es no sólo por el peregrino, también cuenta el boca a boca, el otro turismo que llega en busca de descanso, de actividades al aire libre, de paz y silencio, de buena gastronomía.

Ruta norte o ruta sur. El caminante hace el Camino y da igual lo que escoja. La aventura por estos lares habrá merecido la pena. No faltan los albergues, hostales y hoteles, los bares y restaurantes, las tiendas de siempre y las de ahora e incluso museos como el de Ciencias Naturales ‘Padre Arintero’. También hay espacio para la cultura, los deportes, las fiestas patronales, las actividades para grandes y pequeños. La gran fiesta llega cada 5 de octubre con la festividad de San Froilán, pero también celebran el Carnaval, la Semana Santa y las diferentes fiestas que llegan con la etapa estival.

Pero sin duda alguna, San Froilán se ha convertido en el acto más multitudinario de cuantos organizan a lo largo del año. Es tiempo para que carros engalanados, pendones, músicos, romeros... lideren la comitiva en una ‘peregrinación’ que entra a lo grande en La Virgen del Camino y se desarrolla en el entorno de la basílica.

Además de los actos puramente religiosos que se desarrollan ese 5 de octubre, tienen lugar otros más populares —como los bailes regionales o la venta de todo tipo de productos, en especial de castañas— en los innumerables puestos que se extienden a lo largo y ancho del entorno.

A Santiago sí, pero con escala en La Virgen
Comentarios