martes 07.04.2020

Santovenia de la valdoncina

DZ28P4F5-18-28-24-0.jpg
DZ28P4F5-18-28-24-0.jpg

Sobre planicias y lomas situadas a siete kilómetros de León capital, Santovenia de la Valdoncina ofrece una variada gastronomía en sus típicas bodegas, paisajes de arboleda para el caminante y una luz dorada, reflejo de sus campos de cereal. Un lugar tranquilo para vivir, donde el hechizo del silencio se convierte en algarabía con las actividades de ocio que impulsa el Ayuntamiento para sus 2.000 vecinos.

Bailes latinos, zumba, pilates, pintura o yoga son algunos ejemplos de los cursos que animan las casas de cultura de Villanueva del Carnero, Ribaseca, Quintana Raneros y Villacedré, junto con las actividades extraescolares para los niños y un activo equipo de fútbol para el cual el Ayuntamiento está buscando patrocinadores. En mente también, una semana cultural y el impulso de la lucha leonesa, que comenzó con cuatro pequeños que ahora se han multiplicado por tres. «Todo lo que demande la gente y merezca la pena por el número de vecinos que se inscriban, lo respaldaremos y buscaremos el monitor», reconoce el alcalde, Manuel García (UPL).

Además, proyecta tres obras: un pabellón cubierto, intentar abrir una residencia para la tercera edad y mejorar el área de las piscinas. Unas instalaciones cuidadas al detalle que cada año reciben a más bañistas en sus 12.000 metros cuadrados, 10.000 de ellos de césped y árboles y los otros 2.000 con juegos infantiles de psicomotricidad, toboganes y canastas, que se completan con una pista de vóley playa, tenis de mesa y varios campos de fútbol.

Los tres vasos dan vida a un ocio acuático formado por una piscina semiolímpica, otra mediana y una de chapoteo que se mantiene siempre a una temperatura ideal gracias a unos paneles solares. La mejora que planea el consistorio es para los usuarios del servicio de bar, que ahora se sientan sobre la hierba o en hamacas. Se habilitará una placa de hormigón para una terraza con sombrillas y una rampa especial para que las personas en sillas de ruedas eléctricas no se mojen al pasar por el prediluvio.

Los niños y las familias son el ojito derecho del Ayuntamiento, que mantiene abierta una guardería de 29 plazas en la plaza de la Iglesia de Ribaseca con servicio de madrugadores desde las 7.30 horas, que se transforma en verano en Ludoteca. Santovenia, esa planicie vigilada por los Tesos de Tollo y Magaz, también es tierra de fiestas. La de Los Santos Mártires (San Fabián y San Sebastián) que se celebró el 20 de enero, la de Carnaval y ahora se impulsará la primera Feria de Abril con la actuación de sevillanas, la colocación de farolillos y la llegada de caballos para reproducir el ambiente andaluz. La otra gran celebración del año será el 22 de agosto para confraternización entre los cinco pueblos y entretenimiento para todos gracias a un mercado de artesanía, una gran paella para 1.200 personas, muchísimos juegos y diversión para los más pequeños toda la tarde en la zona de la piscina, un mago, bailes regionales y si el tiempo lo permite una pequeña subida en globo. También se cocinan bollos preñados para la cena y actúa una orquesta y una discoteca móvil en una noche con fuegos artificiales.

El municipio posee servicio de trenes en Quintana y autobuses que lo unen con León dos veces al día. Pertenece a una zona en la que abunda la caza menor, sobre todo la perdiz (rubia o parda), la codorniz, el conejo de monte, la liebre y últimamente el zorro. Lo rural frente a lo industrial, que copa el 62% de la actividad con dos polígonos.

Santovenia de la valdoncina