sábado 16/1/21
Reconocimiento

«Hay que seguir siendo la luz de los pueblos»

La empresa Ocho Caños, de Benavides de Órbigo, ha recibido el Premio de Comercio Tradicional de Castilla y León. «Innovar para crecer», son las claves de su éxito, explica Juan Carlos Rodríguez
El director general de Ocho Caños, Juan Carlos Rodríguez Fraile. JESÚS F. SALVADORES
El director general de Ocho Caños, Juan Carlos Rodríguez Fraile. JESÚS F. SALVADORES

En estos tiempos de pandemia, en el que la empresa tradicional necesita más apoyo y reconocimiento que nunca, una marca leonesa acaba de alzarse con el Premio de Comercio Tradicional de Castilla y León.

La empresa Ocho Caños, con sede en Benavides de Órbigo, es todo un ejemplo de trabajo y esfuerzo, pero también de innovación. Así lo confirma su director general, Juan Carlos Rodríguez Fraile, que afirma sentirse muy orgulloso por el reconocimiento brindado desde el Gobierno autonómico y que comparte con todos los que «forman parte, o han formado parte» de este proyecto empresarial que nació hace 39 años en pleno corazón del Órbigo, desde donde ha levantado todo un emporio empresarial que hoy cuenta con 16 oficinas comerciales repartidas por cuatro comunidades autónomas y nueve provincias.

La gran familia de Ocho Caños, en la que trabajan cerca de 60 personas, está detrás de este éxito empresarial que abarca varias líneas de negocio, principalmente las telecomunicaciones, y ahora, la energía. «Es un mercado sujeto a continuos cambios, por lo que estamos en constante evolución, por eso la formación es parte fundamental de nuestro proyecto», asegura Rodríguez Fraile.

Este empresario, que inició su andadura con solo 17 años de edad, tiene claro que «el compromiso del personal es quien ayuda a que las empresas crezcan», por eso quiere compartir el premio con todos sus empleados.

En estos difíciles tiempos que atraviesa el comercio, Rodríguez anima a «seguir trabajando para salir adelante y para seguir siendo la luz de nuestros pueblos y ciudades». También considera que el trabajo sin innovación, no sirve de nada. «El crecimiento está en innovar, en no quedarnos solo en lo tradicional, en renovarnos como empresarios en todos los aspectos para poder avanzar», concluye.

«Hay que seguir siendo la luz de los pueblos»
Comentarios