domingo 29/11/20

El singular ‘Ars amandi’ de Forges

l Espasa reúne en ‘Cupido for you’ más de 500 viñetas sobre el amor, con ternuera e ironía
DF22P6F6-13-07-33-9.jpg
DF22P6F6-13-07-33-9.jpg

miguel lorenci

Nada humano le era ajeno a Forges, quien, como Terencio, se interesó por todas las vicisitudes humanas. Y desde luego por el amor, como Ovidio en su Ars amandi. A ese poderoso sentimiento que mueve el mundo dedicó el genial humorista miles de viñetas, algunas de las cuales sus herederos reúnen ahora en ‘Cupido for you’ (Espasa). En este desternillante tratado gráfico sobre el amor hay más ternura e ironía que sexo. Más allá del amor romántico y físico, aborda el día a día de la vida «en pareja y en dispareja». «¿Se puede hacer el amor sin sentido del humor?», se preguntaba Forges. «Sí, pero es aaaburrido», sabía el añorado maestro del humor gráfico.

Antonio Fraguas de Pablo (Madrid,1942-2018), Forges para el humor y la eternidad, retrató con lúcida agudeza medio siglo de la historia y la «intrahistoria» de España, esa que a menudo no cabe en los periódicos y los noticieros. Esos instantes íntimos y cotidianos tan relevantes para quienes los viven como los hitos históricos.

Cambios

«Hemos revisado 16.373 viñetas para realizar esta selección de 523 chistes, dispuestos por orden cronológico para poder apreciar los cambios que la sociedad española ha experimentado desde finales de la década de los sesenta», explican los herederos y albaceas de Forges. El humorista no se quedó en el sentimiento etéreo y platónico del amor romántico para reflejar el cambiante día a día de las relaciones emocionales, en las que también hay odio, rencillas, infidelidades, ligues y discusiones por suegras y cuñados, por el mando a distancia o por la colada.

Mariano y Concha, la inefable pareja ‘forgeana’ —junto con muchos otros personajes—, son el medio para hablar de amor, desamor, celos, vejez, aburrimiento, pasión, erotismo, infidelidades o política. «Pero, sobre todo, para hablar de convivencia, de cómo los seres humanos nos relacionamos en pareja», apuntan desde la familia del dibujante. «Relata todos los comportamientos que nos hacen reír y pensar, y con los que sin duda nos sentimos identificados. Y lo hace con la inmensa ternura que le caracteriza, pero también con absoluto rigor», agregan.

Hijo de catalana y gallego, Forges comenzó con catorce años a trabajar en Televisión Española. Se despidió en 1973 para dedicarse profesionalmente al humor gráfico que jamás dejaría. Su legado son 80.000 viñetas. Publicó su primer dibujo en 1964 en el diario Pueblo, para pasar luego a Informaciones. En 1970 comenzó a colaborar en Diez Minutos y en las revistas de humor Hermano Lobo, Por Favor y El Jueves. Tras dibujar en Diario 16 y El Mundo, en 1995 empieza a publicar el chiste diario en El País, donde culminó su carrera.

En 1972 publicó su primer álbum, El libro de Forges. Autor de decenas de miles de viñetas, innumerables seriales y monografías, en su obra ocupan un lugar fundamental el costumbrismo y la crítica social. Parte sustancial de la misma fueron sus álbumes sobre historia de España o informática para torpes. En 1992 publicó su novela Doce de Babilonia. Dirigió dos películas —País S. A (1975), y El bengador gusticiero y su pastelera madre, (1977)— y cuatro series de humor en la televisión: El Muliñandupelicascarabajo (1968), Nosotros (1969) y 24 horas aquí (1976), en TVE; y Deformesemanal (1991), en Telemadrid. En 2014 RTVE comenzó a emitir el programa Pecadores Impequeibols.

El singular ‘Ars amandi’ de Forges
Comentarios