miércoles. 01.02.2023
                      DF22P6F3-16-38-36-0.jpg
DF22P6F3-16-38-36-0.jpg

efe

Joaquín Sorolla nació para pintar y a su pasión por la pintura se unió su ambición para triunfar, lo que le hizo rico y famoso, criticado por los integrantes de la Generación del 98 y requerido por las élites de Europa y América, una vida que recoge César Suárez en un libro cuando se celebra ahora su centenario. «Lo único que le interesa es pintar y vender cuadros, para poder seguir pintando», sostiene César Suárez en su libro Cómo cambiar tu vida con Sorolla, editada por Lumen, una mezcla de biografía, ensayo y ficción sobre la vida y obra de uno de los pintores más populares del arte español, nacido en Valencia en 1863 y fallecido en Cercedilla (Madrid) en 1923.

Un libro en el que hay testimonios, entrevistas ficcionadas, diálogos entre protagonistas basados en correspondencia, cartas y citas literarias, con la intención, ha explicado su autor a Efe, de que su estructura no fuera una «biografía disecada» sino un puzle con fragmentos de vida y de ficción. La vida de Sorolla giró entorno al arte de tal forma que pintó más de dos mil obras y su prodigiosa facilidad para pintar llegó a ser criticada por Miguel de Unamuno, ya que creía que esa alegría de vivir de sus cuadros le conducía a la frivolidad. Era la contraposición, explica César Suárez, entre la España negra y blanca: la negra vista por los autores que se denominaron de la generación del 98, y la «blanca» de las pinturas de Sorolla,

Sorolla, nacido para pintar
Comentarios