jueves 28/1/21

«Tenemos un proyecto para llevar fármacos a pueblos de difícil acceso»

DL
DL

carmen Tapia

LEÓN

—¿Qué papel tiene la farmacia hospitalaria en esta segunda ola de pandemia?

—Como en la primera, tenemos que garantizar que todos los pacientes reciban los medicamentos que necesiten independientemente que estén ingresados o sean externos. En este proceso garantizamos la ‘Atención Farmacéutica’ con el fin último de mejorar la calidad de la farmacoterapia que recibe. En este proceso, el farmacéutico al colaborar con otros profesionales sanitarios garantiza que el tratamiento es seguro y efectivo, identificando y previniendo los problemas relacionados con medicamentos.

En el caso de paciente externo, además se garantiza que sepa cómo administrárselo, qué precauciones debe tener, como reaccionar ante problemas… Igualmente ha salido muy reforzado el trabajo en equipo con el resto de los clínicos donde el farmacéutico ha aportado todos sus conocimientos para una farmacología individualizada al máximo.

—Después de la primera ola que pilló sin experiencia de gestión y de organización en situaciones parecidas ¿qué ha cambiado en la organización en el servicio?

—Bueno, lo primero es que supimos reaccionar bastante rápido dada la situación, aunque el esfuerzo de todo el personal de farmacia fue enorme, de hecho desapareció el concepto ‘horario fijo’…). Respecto al personal farmacéutico, los cambios han afectado a la reorganización de las áreas del servicio de tal manera que pudiéramos cubrirnos entre nosotros si alguno se tuviera que coger la baja. También hemos aumentado el horario de atención a los pacientes externos y organizado la cita previa para todos los pacientes que recogen medicación en nuestra farmacia. Esto ha permitido reducir la concentración de pacientes en la sala de espera cumpliendo con las medidas anti covid, adaptándonos además a las necesidades que puedan presentar por cuestiones laborales o de desplazamientos.

En este apartado ha sido fundamental el refuerzo de personal farmacéutico y no puedo menos que agradecer a la dirección su apoyo. Respecto a los fármacos se han tomado varias medidas de seguridad como tener stock de seguridad de los principales fármacos, protocolos de uso e información, etc. Igualmente hemos apostado por las nuevas tecnologías que nos está permitiendo una comunicación directa con el resto de los clínicos. De cara a los pacientes apostamos por un modelo mixto incluyendo en nuestra rutina la telefarmacia.

—¿Qué necesita la farmacia hospitalaria del Hospital de León para atender correctamente a los pacientes?

—Los atendemos mucho más que correctamente, la clave es el precio que supone hacerlo: cansancio, desánimo… Ahora mismo necesitaríamos dotación tecnológica, inversión en formación y colaboración de profesionales y pacientes.

—Ahora se suspenden otra vez cirugías y consultas ¿qué tipo de pacientes son los más afectados y cómo están solucionando la atención para que ningún pacientes se quede sin la medicación que necesita?

—Para el paciente ingresado no ha cambiado mucho, sigue siendo nuestro objetivo garantizar el mejor tratamiento para estos pacientes independientemente del diagnóstico. Sí que hemos trabajado especialmente la información farmacoterapéutica de los fármacos usados contra el covid, como interacciones, efectos adversos... El cambio mas fuerte ha sido en el paciente externo, el que viene a recoger medicación a nuestro servicio desde su domicilio. Para este paciente hemos aumentado su seguridad al recoger presencialmente la medicación implantando el servicio de cita previa, aumentando el horario de atención a la tarde y para todos los que sus características lo obliguen seguir con la dispensación a domicilio.

—¿Van a distribuir de nuevo las medicinas a domicilio?

—Solo de oír esta frase me sale lo primero agradecer a la Cruz roja la labor que realizó durante la primera ola. Se han superado los 2.500 pacientes atendidos en sus domicilios, mediante más de 120 rutas de transporte que han cubierto unos 12.000 kilómetros.

Ahora mismo mantenemos la distribución de medicamentos a domicilio a pacientes que por su patología o situación lo requiera y estamos probando un sistema de distribución a áreas de la provincia con dificultades de acceso, pero salvo instrucciones de la Consejería no contemplamos una distribución masiva.

—¿Qué aprendieron en la primera ola que les ayuda ahora a organizar de nuevo el servicio?

—Por destacar una, el apoyo brutal que suponen las nuevas tecnologías a nuestro trabajo diario y a la correlación con el resto de los clínicos

—¿Qué no se han solucionado ya y que le preocupa ahora mismo?

—La relación con Atención Primaria y sobre todo con las residencias de personas mayores. Es fundamental reforzar esta relación con una mayor integración.

—Antes de la pandemia había medicamentos que estaban desabastecidos ¿sigue habiendo ese problema? ¿qué les preocupa ahora más?

—No, ahora hay suministro de todos los fármacos, sí fallan algunas presentaciones, pero aunque sea mas complejo sí que vamos consiguiendo todo lo que necesitamos. Como comenté, además hemos fijado un stock de seguridad para un periodo suficientemente largo.

—El coronavirus ha movilizado nuevos tratamientos. ¿Cuántos tratamientos diarios se dispensan desde la farmacia hospitalaria y cuántos son para covid?

—Se revisan diariamente el tratamiento de unos 650-700 ingresados que se traduce en unas 8.700 validaciones al día, correspondiendo el 44% de ellas a pacientes covid (3.855) y de estas el 43% (1.661) corresponden a paciente crítico. Se envían desde la farmacia diariamente a las unidades del hospital, aproximadamente, unas 25.500 unidades de diferentes forma farmacéuticas de las que el 26% (6.500) son destinadas a pacientes covid.

Sin olvidarnos que en la zona estéril se preparan diariamente unos 280 preparados de quimioterapia y 65 preparaciones intravenosas. Fármacos específicos anticovid preparamos en zona estéril entre 15-20 diarios.

—¿Qué tratamientos nuevos se han introducido?

—La diferencia frente a la primera ola es la introducción del antiviral Remdesivir, que todo parece indicar que no acorta el tiempo de recuperación ni tampoco afecta a la disminución de la mortalidad. La OMS se acaba de pronunciar en este sentido. Es importante destacar que lo que más nos preocupa es la evidencia demostrada en ensayos clínicos. En este sentido queda demostrado por estudios clínicos la disminución de mortalidad en pacientes graves del uso de glucocorticosides (dexametasona). También es importante que los estudios han demostrado que el uso de determinados antivirales no funcionaron y ya no los usamos.

— ¿Tienen algún proyecto de investigación covid?

—Sí. Hemos participado en estudios promovidos por farmacéuticos y colaboramos con ensayos clínicos de compañeros médicos.

Recientemente hemos presentado dos proyectos de investigación en el ámbito de la telemedicina aplicada a nuestros medicamentos.

—Todos los trabajadores sanitarios dicen sentirse agotados y desanimados desde la primera ola ¿cómo afecta la covid a los trabajadores de la farmacia hospitalaria?

—Sí que percibe claramente el cansancio y el desánimo. En la primera ola, como ya comenté, el esfuerzo fue brutal dando lo mejor. Ahora se ve que el enfoque ha cambiado y no se entiendes ciertas decisiones políticas…

—¿Qué planes ha paralizado la pandemia en el servicio?

—Estábamos metidos de lleno en un proyecto muy importante como es la implantación de la prescripción electrónica intrahospitalaria, con el enorme esfuerzo de la responsable no se paró más que lo mínimo necesario estando ahora mismo en pleno proceso. Si que me preocupa el retraso que esta epidemia pueda originar en obras de infraestructura muy ambiciosos que habíamos iniciado.

—¿Qué ha cambiado en la farmacia hospitalaria con la pandemia? Los cambios que han venido para quedarse.

—Afecta sobre todo al área de paciente externo. Hemos empezado a reorganizar la asistencia, coordinarse con el resto de especialidades del Hospital y dotándonos de medios que nos ayuden a que su práctica asistencial sea más eficiente. Actualmente se está tratando de pulir un sistema telemático de dispensación de fármacos, ya establecido en el servicio y que cada vez cuenta con más demanda por parte de los pacientes y con más fomento por parte de las administraciones, tanto de la Comunidad como estatales. Se necesita una coordinación especial dentro del servicio con el equipo logístico, de gestión de fármacos y de programación tanto de consultas telemáticas como presenciales.

— ¿Falta personal?

—En sanidad siempre hace falta personal. El avance de la farmacología y las necesidades de la población hace que siempre estemos al límite.

—¿Qué pediría a la consejera de Sanidad, Verónica Casado?

—Los clínicos ya sabíamos lo que necesitaba la sanidad pública, con la pandemia se refuerza nuestra opinión y además hemos aprendido a la fuerza una nueva lección. Escúchenos

—¿Cuáles son los pacientes más perjudicados en esta segunda ola?

—Por supuesto los afectados de forma severa por el covid, como lo fueron en la primera. La mortalidad sigue siendo elevadísima y no podemos acostumbrarnos a ella.

ep

LEÓN

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, alerta en un comunicado de que no todos los geles hidroalcohólicos que existen en el mercado son de naturaleza biocida, es decir antisépticos, y por tanto no tienen capacidad desinfectante ni pueden venderse como protección contra la covid-19.

Una semana después de que la Comisión Europea haya emitido un informe donde se aclara la regulación, así como las características que estos productos deben incluir para que el consumidor esté protegido de afirmaciones engañosas sobre su eficacia, Sanidad recuerda que «los geles hidroalcohólicos de naturaleza cosmética no son objeto de autorización por ninguna autoridad competente y, dado que su finalidad es la de mera limpieza de manos, no pueden reivindicar ninguna actividad frente a microorganismos».

Dos tipos

Como consecuencia de la pandemia de la covid-19 se ha generado un gran aumento de la demanda de geles hidroalcohólicos para manos que no requieren ser enjuagados. Existen dos tipos de geles hidroalcohólicos para manos dependiendo de su finalidad: los de naturaleza cosmética, cuya función es la de limpiarlas, y los de naturaleza biocida (antisépticos de piel sana), cuya función es la de desinfectarlas.

Los geles hidroalcohólicos de naturaleza biocida (antisépticos de piel sana) tienen la finalidad de desinfectar las manos, por lo que deben ser utilizados siempre que hay una exposición al patógeno, tanto en el ámbito doméstico como en el ámbito sanitario. Estos productos, cuando se usan siguiendo las instrucciones indicadas en su etiquetado, eliminan los microorganismos nocivos de la piel, evitando su desarrollo y posible transmisión.

Los geles hidroalcohólicos de naturaleza cosmética tienen la finalidad de ser utilizados para el lavado de manos en condiciones cotidianas, especialmente cuando no sea posible el lavado con agua y con jabón. Estos productos no son objeto de autorización por ninguna autoridad competente y, dado que su finalidad es la limpieza de manos.

«Tenemos un proyecto para llevar fármacos a pueblos de difícil acceso»
Comentarios