jueves. 02.02.2023

La tiña en el cuero cabelludo

Un estudio alerta del aumento de casos en jóvenes, aunque en León no se ha notado mayor incidencia de la enfermedad
                      Una de las señales de la tiña sobre el cuero cabelludo son estas calvas en forma de redondel. WIKIMEDIA
Una de las señales de la tiña sobre el cuero cabelludo son estas calvas en forma de redondel. WIKIMEDIA

ana gaitero

LEÓN

El término «tiña» agrupa a todas las infecciones por hongos que afectan a la piel y anejos (pelo y uñas), explica el jefe de Dermatología del Caule, Maniel Ángel Rodríguez. El causante es el hongo denominado trychophyton tonsurans.

El especialista leonés señala que en el ámbito de León no se ha observado un aumento significativo de casos que pueda denominarse como brote, como se ha alertado desde la Academia Española de Dermatología y Venereología, especialmente entre jóvenes y adolescentes varones debido a la moda de rasurarse el cuero cabelludo.

Rodríguez señala que «hay que distinguir entre hongos y levaduras, que también pueden afectar a la piel, produciendo, en general, una patología banal como las manchas del tronco que pueden aparecer en épocas de calor».

Se denominan dermatofitos a los hongos que pueden afectar a la piel, ya que se «alimentan» de queratina. La transmisión puede ser de humano a humano, de animal a humano o del suelo a humano o animal.

«El contagio se produce directamente o indirectamente por peines, ropa, etc. Por eso ha salido recientemente en la prensa lo del contagio en peluquerías, pero que no hemos constatado en León», explica.

Por tanto, allí donde haya queratina puede vivir un hongo. Pues bien, cuando este asienta en c. cabelludo puede parasitar los tallos del pelo y producir una tiña del cuero cabelludo. Frecuentemente suelen presentarse como «redondeles», más o menos escamosos e inflamatorios. Si tiramos del pelo este se desprende fácilmente y sin dolor.

El tratamiento suele ser sencillo, bien tópico, oral o ambos.

Para arrojar luz sobre el aumento de casos de tiña en el cuero cabelludo, un grupo de dermatólogos realizó un trabajo con las experiencias conjuntas desde 2021, en el ámbito de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Han concluido que los brotes se vinculan a contagios en peluquerías por maquinillas infectadas.

El trabajo revela que el hongo causante en la mayoría de los casos fue el trychophyton tonsurans, que se corresponde a su vez con la tipología habitual en las tiñas de la cabeza, una enfermedad catalogada como «altamente contagiosa» y que afecta, habitualmente, a niños de 6 meses a 12 años de edad, con ligero predominio en varones.

Según Leonardo Bascón, del Servicio de Dermatología del Hospital General de Granollers y autor principal de estudio, «es probable que el material de rasurado contaminado se esté compartiendo entre los diferentes clientes de algunas las peluquerías que no estarían teniendo en cuenta las normas de desinfección del material».

Recuerda que la identificación de pacientes afectados es fundamental para limitar el contagio, que se produce por el contacto del utensilio de peluquería -la maquinilla en este caso-, con las esporas del hongo con el cuero cabelludo y los folículos pilosos del paciente. Jorge Romaní, del Servicio de Dermatología del Hospital General de Granollers y otro de los coautores de la investigación, sostiene que el brote «debe ser tenido en cuenta por organismos competentes de Salud Pública, a los cuales corresponde velar por el cumplimiento de las normas de desinfección del material empleado para el rasurado en este tipo de centros».

Para prevenir, en la medida de lo posible, la aparición de la tiña en el cuero cabelludo, los expertos recomiendan evitar compartir artículos de aseo personal como cepillos, toallas e, incluso, gorras, sombreros o cascos, mantener una buena higiene, prestando especial atención al lavado tras cortarse el pelo y, en el caso de las mascotas.

El tratamiento de la tiña, por su parte, incluirá medicamentos antifúngicos que se toman por vía oral durante 4-6 semanas, cremas antimicóticas que se aplican en el pelo para evitar la propagación de la infección o champús de sulfuro de selenio y, tras finalizar el periodo de tratamiento, se debe realizar un cultivo para confirmar que no persiste la infección.

La tiña en el cuero cabelludo
Comentarios