martes. 29.11.2022

Tributo al mito de las cuencas

Santa Bárbara es la protagonista de la nueva exposición del Museo de la Siderurgia y la Minería de Sabero, que ha hecho un llamamiento para que todas las mujeres llamadas como la patrona de la minería contribuyan con su testimonio al legado minero
Uno de los rincones de la nueva exposición que acoge el Museo de la Siderurgia y la Minería de Sabero. MSM.

Santa Bárbara, patrona de la minería y mito en las cuencas de todo el mundo, es la homenajeada en la nueva exposición que acoge el Museo de la Siderurgia y la Minería de Sabero (MSM). Bajo el título Bárbara y comisariada por el historiador e investigador Fernando Cuevas, la muestra trata de responder a preguntas como ¿Qué tiene Santa Bárbara que hace llorar al más duro de los mineros cuando entona su himno en el día de la patrona?, ¿qué hay detrás de esta mártir de la iglesia que arranca un rezo del minero más descreído cuando sabe que sus compañeros están atrapados en el fondo del pozo?, ¿cómo una imagen de una joven que vivió hace casi dos mil años puede ser objeto de veneración y culto en las cuencas de tantos países ¿

 

Dividida en dos secciones, en la primera se muestra a la Santa Bárbara que habita en la tierra, ocupa altares en las iglesias de las cuencas mineras, es objeto de culto y veneración por sus habitantes y desciende a lo más profundo de la mina cuando se la necesita. En ella se aborda la figura de Santa Bárbara desde un punto histórico y social, con el objetivo de que el visitante descubra quien fue en realidad Bárbara, aquella joven del siglo III d.C. que sufrió en su tierra natal, Bitinia, el martirio de los suyos por abrazar la fe cristiana y como a lo largo de la historia se convirtió en la patrona de los mineros de todo el mundo. Para ello, la sala adquiere un ambiente litúrgico, que invita a conocer con calma la figura de Bárbara y la impronta de Santa Bárbara en los hombres y mujeres del carbón. La segunda sección se fija en la Santa Bárbara que habita en el cielo, que inspira artistas y da nombre a miles de mujeres.

 

El museo ha pedido a diez artistas que han colaborado a lo largo de los últimos años en las exposiciones del centro, que aporten una obra a la muestra con su visión particular y actualizada de Santa Bárbara. Así, participan en ella los escritores Julio Llamazares y Aurelio Loureiro, los pintores Carmen Estébanez y Enrique Guzpeña, el grafitero Dados y los artistas Carlos Cuenllas y Eduardo Valderrey, entre otros.

 

BárbarasEn las cuencas mineras se ha recurrido al nombre de Bárbara para bautizar edificios, lugares, asociaciones o escuelas mineras y muchos mineros han elegido este nombre para sus hijas, esto quizá es el mejor ejemplo de la íntima unión entre el mundo minero y su patrona. Por ello el MSM ha hecho un llamamiento para que todas las mujeres llamadas Bárbara participen en la exposición con su rostro y la historia de su nombre. El museo quiere que sean testimonio vivo del legado minero que se transmite a través de ellas y su nombre cargado de historia, tal vez la única forma de que en un futuro y en lugares apenas vinculados con este sector, el nombre de Bárbara evoque otros tiempos y otros lugares marcados por el carbón. «La respuesta ha sido extraordinaria, ya que con apenas un llamamiento en redes sociales y medios de comunicación, más de setenta Bárbaras, de muchos lugares de España y también del extranjero han respondido a esta convocatoria», aseguran desde el propio museo.

 

De los testimonios recibidos hay una parte importante que procede de lugares con fuerte tradición minera, como es el caso de León, Palencia o Asturias, aunque hay otros muchos de lugares muy distintos, como Madrid, Extremadura o México, lo que también da idea de la fuerte emigración que han sufrido las cuencas en las últimas décadas. Eso si, todas coinciden en que es un nombre que imprime carácter. Las fotografias recibidas y sus historias se van incorporando a la muestra.

Tributo al mito de las cuencas
Comentarios