jueves. 30.06.2022

Un ‘laboratorio’ en el pueblo

Manuel Linares, de Semergen, presentó en Astorga los nuevos dispositivos de biología molecular que agilizan el diagnóstico
                      Pie de foto. FIRMA
Pie de foto. FIRMA

ana gaitero

LEÓN

Los dispositivos de biología molecular de última generación, basados en la técnica de las PCR, se presentaron en el Congreso de Medicina Rural de Semergen celebrado en Astorga como una alternativa para acercar el laboratorio a los consultorios más alejados de las ciudades, aminorar el tiempo de diagnóstico y mejorar la calidad asistencial.

«Hablamos de dispositivos enfocados al diagnóstico de enfermedades infecciosas en un contexto «Point of care», es decir, capaces de dar datos sobre la salud del paciente de una manera autónoma, inmediata y deslocalizada (lo que llamamos «a la cabecera del paciente»)», afirma Manuel Linares Rufo, coordinador de coordinador del grupo de ttrabajo de Infecciosas, Migrante, Vacunas y Actividades Preventivas (Imvap) de Semergen.

Estas nuevas herramientas permiten que, «igual que puedes saber la tensión arterial de un paciente sin necesidad de ir a un hospital, establecer el diagnóstico de algunas enfermedades infecciosas como la gripe u otros virus respiratorios». La rapidez en el diagnóstico es determinate para «aplicar tratamientos eficaces o establecer medidas de protección a otras personas vulnerables», precisa.

Habitualmente el diagnóstico de estas patologías, «en el mejor de los casos, en condiciones normales lleva 24 horas, pero en «zonas rurales y alejadas puede prolongarse incluso días». Esta demora supone desaprovechar la «‘ventana de oro’ para aplicar tratamientos eficaces», afirma Linares.

«Estamos hablando de tener ese diagnóstico en apenas media hora frente a la alternativa actual de días», subraya. Se trata de una «revolución en el diagnóstico» equiparable según Linares a «la llegada de los test de antígenos para el covid-19, en este caso con herramientas mucho más precisas de biología molecular».

Las nuevas herramientas son útiles para infecciones respiratorias potencialmente graves, víricas como el covid-19 o la gripe. Esta última enfermedad provocaba más de 3.000 muertes anuales antes de la pandemia de Sars-Cov-2 , cifra que a la vista de los datos epidemiológicos se recuperará en un futuro próximo, según estima este experto.

El Virus Respiratorio Sincitial, una patología de gran interés en niños pequeños, con alta capacidad de diseminación y que en algunos casos acaba obligando a ingresar al niño en el hospital, es otra de las patologías para las que tienen utilidad estos dispositivos de última generación.

Linares añade que «también tienen utilidad frente a enfermedades bacterianas, como puede ser la faringoamigdalitis provocada por estreptococos, de forma que su diagnóstico implica la necesidad de instaurar tratamiento antibiótico. Mejorando por tanto su uso y evitando ese grave problema que se nos viene encima como es el de las resistencias antibióticas».

Son dispositivos portátiles, livianos, de manejo y uso sencillo. Capaces de hacer amplificaciones de ácidos nucleicos (PCR) en apenas 30 minutos.

La mejora de la sanidad rural a través de las nuevas tecnologías ya está disponible a través de la ecografía, la dermatoscopia, la retinografía... u otros servicios que permiten la monitorización de determinados parámetros (tensión arterial a través de holter, azúcar en medidores de glucemia continua...).

Linares señala que «integrar estos dispositivos, junto a la mejora de las comunicaciones con pacientes y con otros profesionales a través de la teleconsulta y otras herramientas de trabajo en línea, serán claves los próximos años para poder proporcionar a las zonas rurales más alejadas una asistencia sanitaria de calidad».

Un ‘laboratorio’ en el pueblo
Comentarios