miércoles. 17.08.2022

Unión paleolítica entre España y Marruecos

Científicos españoles y marroquíes han demostrado las similitudes que existen entre los restos encontrados en algunas cuevas paleolíticas del sur peninsular y del norte de África
                      Investigadores en el yacimiento de Marsa, en Marruecos. PEDRO CANTALEJO/EFE
Investigadores en el yacimiento de Marsa, en Marruecos. PEDRO CANTALEJO/EFE

Los paralelismos tecnológicos y gráficos que se han encontrados en yacimientos situados en ambos continentes han sido comprobados por investigadores de varias instituciones españolas (universidades de Cádiz, Almería, Córdoba, Alcalá de Henares y Granada) y marroquíes (Instituto Nacional de Bellas Artes de Tetuán, Universidad de Tetuán, Museo Mohamed VI de Rabat y Universidad de Mequinez).

La singularidad de este trabajo es —han observado a EFE los investigadores— que los grabados rupestres y las piezas talladas hace más de 50.000 años demuestran un nivel de similitudes tan elevado que no se puede desligar de un fenómeno de ocupación humana de esta región y que la conexión entre las dos orillas se estableciera mucho antes de lo que se pensaba hasta ahora.

El investigador Pedro Cantalejo ha explicado a Efe que los yacimientos en los que se han centrado los estudios se corresponden con la última etapa de los neandertales y la primera del homo sapiens —hace unos 50.000 años— y ha asegurado que los estudios muestran «con precisión» que la ocupación humana coincide con la de la orilla norte.

Entre las cuevas estudiadas destaca un gran abrigo natural situado sobre una cala entre Ceuta y Tánger, donde los investigadores estudiaron herramientas y grabados y comprobaron que habían sido realizados con las mismas técnicas utilizadas en las cuevas de Ardales (Málaga) o en la de las Ventanas (Granada).

José Ramos, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cádiz, ha recordado que las distancias entre las dos orillas (en la actualidad unos 15 kilómetros en la parte más próxima) oscilaron mucho durante el Pleistoceno. Ramos ha insistido en que no existe de momento ninguna evidencia de algún sistema de navegación, aunque los científicos trabajan con la hipótesis de que existiera movilidad entre las dos orillas, ya que las distancias llegaron a ser muy pequeñas y las costas se verían muy próximas.

Unión paleolítica entre España y Marruecos
Comentarios