jueves 21/10/21

Un verano a la orilla del río Órbigo

Carrizo de la Ribera complementa su área acuática con una amplia zona deportiva

Las piscinas de Carrizo de la Ribera ya están abiertas a la espera de un nuevo verano en el que la situación pandémica permita recuperar la normalidad. Pese a que los datos van mejorando, desde el Ayuntamiento garantizarán el cumplimiento de todas las medidas covid. Sin embargo, el proceso de vacunación y la caída de los casos permitirán acciones que el año pasado estuvieron vetadas como la apertura de la zona de juego infantil o los cursos de natación y aquagym.

Las instalaciones de Carrizo, al lado de la ribera del Órbigo, están abiertas desde el pasado 19 de junio. Durante este mes, su horario será sólo de tarde, de 16.00 a 21.00 horas de lunes a viernes, mientras que los sábados y los domingos abrirán sus puertas a las 13.00 horas y cerrarán a las 21.00 horas. En los meses de julio y agosto el horario se amplía, de 11.00 a 21.00 horas de lunes a domingo.

El precio de la entrada diaria para los adultos es de 1.5 euros, mientras que los niños, hasta 14 años, sólo pagarán un euro para acceder a las instalaciones. Sin embargo, desde el Ayuntamiento ofrecen la posibilidad de adquirir un bono de temporada por 36 euros para los adultos y de 24 euros para los niños. También han sacado un bono de quince días, a un precio de 15 euros en el caso de los adultos y de 10 euros en el caso de los menores de 14 años.

Las piscinas municipales de Carrizo de la Ribera están ubicadas al lado del río Órbigo, donde también se encuentra una zona deportiva. Todo ello, envuelto en el paraje natural que genera el río a su paso por la localidad, una zona verde en la que disfrutar del contacto con la naturaleza en los días de verano. Un campo de fútbol, pistas polivalentes y un frontón forman parte desde hace años de la oferta deportiva de este rincón ribereño, que acaba de incorporar una pista de pádel.

Dos son las piscinas con las que cuenta Carrizo, una grande para adultos y otra para los más pequeños que dispone de un barco en el que los niños pueden jugar, ya que se encuentra dentro del agua. Las instalaciones veraniegas se extienden por una hectárea de terreno, con una amplia zona verde. A mayores, un edificio de servicios, de 600 metros, aglutina las duchas, los lavabos y los servicios, además del botiquín y las dependencias de almacén y servicios administrativos de las piscinas.

Para pasar un día completo sin salir de las instalaciones, un bar restaurante, abierto a todo el público, completa la oferta de las piscinas que, además cuenta con una amplia terraza.

Un verano a la orilla del río Órbigo
Comentarios