sábado 24/10/20

villamañán

DZ14P4F5-17-52-01-4.jpg

Apocos kilómetros de Valencia de Don Juan, el municipio de Villamañán trata de reinventarse para seguir atrayendo turismo todo el año gracias a festivales, fiestas, su famosa carrera popular o el museo de la moto, entre otros atractivos. Con poco más de mil habitantes, este núcleo de población continúa viviendo, sobre todo, de la agricultura y cada vez menos de la ganadería, aunque la llama todavía no ha terminado de apagarse. También cuenta con empresas locales que abordan diferentes sectores y aunque su patrimonio histórico no es demasiado extenso, sí que esconde alguna que otra joya que bien merece la pena una visita.

Ejemplo de ello es su iglesia del siglo XVII, coronada por una emblemática torre que para muchos es hoy uno de los símbolos que hace reconocible la localidad dentro y fuera de la provincia leonesa. La ermita de la Zarza es otro de los templos cuya riqueza histórica y tradición la hacen única. Echa raíces a las afueras y según cuenta la leyenda, fue la mismísima Virgen María quien se apareció en una zarza y ordenó construir la ermita a aquellos que contemplaron su milagrosa presencia.

Muchas son las alternativas culturales que propone Villamañán a propios y extraños, pero sin duda alguna, una de las más famosas y multitudinarias es su festival de jazz, que cada mes de septiembre reúne a los mejores grupos y a auténticas promesas de este singular estilo musical. Poco a poco ha ido asentándose en el calendario como cita donde la calidad y la diversión están garantizadas.

Más familiar, aunque también famosa, es la festividad de San Antonio, donde los lugareños celebran la fiesta de la juventud. Una jornada en la que no falta el desfile de pendones, la siempre concurrida comida de hermandad y una actuación musical como broche de oro. Este año tendrá lugar el 20 de junio y el grupo elegido para la ocasión es Top Líder. Asimismo, las fiestas patronales se celebran en septiembre rindiendo honores a la Virgen de la Zarza, donde destaca —entre otras muchas cosas— la procesión.

Es famosa también la carrera popular que organizan cada último domingo del mes de octubre, una carrera campestre que este año cumplirá su quinta edición.

Como suele ocurrir con la práctica totalidad de localidades, Villamañán experimenta toda una ‘invasión’ durante la etapa estival, en la que regresan cientos de vecinos y turistas para pasar sus vacaciones. Una época perfecta para disfrutar de las piscinas municipales, de sus singulares parajes, del descanso de las grandes urbes, de los paseos por sus plazas y calles, de la gastronomía local, de los extensos campos, de un clima cálido... Un municipio diferente, lleno de contrastes, con una amplia oferta cultural y de ocio y una historia digna de ser descubierta.

villamañán
Comentarios