domingo. 25.09.2022

Villaquilambre, sendas verdes y mucha historia

El Ayuntamiento prepara un mapa interactivo con los hitos que se pueden ver en sus diez localidades, desde molinos a iglesias y cuevas
                      El paseo peatonal y para bicicletas junto al Torío permite darse un baño de naturaleza y vegetación autóctona a escasos kilómetros de León capital. DL
El paseo peatonal y para bicicletas junto al Torío permite darse un baño de naturaleza y vegetación autóctona a escasos kilómetros de León capital. DL

La ansiada libertad puede disfrutarse más que nunca junto al Torío, esa serpiente de agua fresca que cruza Villaquilambre y aporta murmullos a la senda fluvial y al carril bici que enlaza Villaobispo con Villanueva del Árbol. El municipio, pionero en abrir caminos a los ciclistas, ofrece 16 kilómetros de ciclovías, rutas verdes, una villa romana y hasta una ermita rupestre.

Todo un patrimonio arqueológico, etnográfico, natural e histórico que han plasmado en un mapa interactivo al que pronto se podrá acceder desde la propia web municipal. En él, de forma intuitiva, se localizan más de un centenar de puntos de interés, acompañados por una galería de 300 fotografías y desplegables con la información relevante de cada hito turístico.

Parques, casas de cultura, las áreas de arte urbano, las iglesias los molinos y hasta el trazado de las presas que dan singularidad a un municipio que las ha incluido en su propio escudo se pueden rastrear en el mapa, porque en los 56 kilómetros cuadrados de Villaquilambre hay espacio para el medio ambiente, la cultura, las tradiciones y la gastronomía.

La vegetación de ribera, el praderío y decenas de árboles permiten cargarse de energía en contacto con la naturaleza. De hecho, la senda fluvial con carril bici junto al río es un desfile de robles, melojos, pinos, fresnos y brezos. Al pedalear o caminar se escuchan los trinos del abejaruco, el elanio azul y el ruiseñor. Este corredor verde se prolonga hacia la capital, cruzando un pequeño tramo de carretera hacia el parque de La Candamia en busca del nudo donde el Torío vierte sus aguas al Bernesga. El carril-bici continúa hacia La Lastra hasta girar al paseo inferior de Papalaguinda y su prolongación hacia La Condesa y San Marcos. En total, los ciclistas pueden recorrer desde el famoso Parador hasta Villanueva 27 kilómetros si realizan ida y vuelta. Para descansar se han dispuesto bancos a lo largo del tramo y miradores sobre el río, desde donde se pueden observar la vegetación de ribera y las típicas cárcavas. Villaquilambre ofrece otros 8,5 kilómetros de carriles bici, que gozan de muchísimo uso en su vertiente recreativa, pero también, cada vez más, como vías de desplazamiento interior entre las localidades del municipio. Junto a la carretera de Santander, la ciclovía es de color granate y enlaza Villaobispo con Robledo de Torío.

El mapa destaca también la famosa presa de San Isidro y la Blanca, en honor a la imagen del pórtico de la Catedral cuyas aguas originaron numerosos pleitos en la Edad Media. Se hace eco de las leyendas y la historia, de la mano de la cueva de San Martín, conocida como del Moro, de la Villa Romana de Navatejera y de las iglesias de sus pueblos. La ermita rupestre posee una curiosa nave, un arco de herradura y un ábside con bóveda semiesférica, y fue tallada, probablemente, hace quince siglos en las arcillas. Mucho que ver y que hacer, porque el Ayuntamiento dispone de una amplia oferta de ocio y deporte.

Villaquilambre, sendas verdes y mucha historia
Comentarios