martes 29/9/20

YOLANDA DÍAZ

La ministra debe atender la sangría de población activa que sufre la provincia y oir las demandas sindicales y a los representantes de sectores productivos

Un joven leonés que termina sus estudios en su provincia y no tiene que irse para encontrar trabajo. Un profesional de la desmantelada minería que puede acometer otro proyecto vital en su tierra sin tener que emigrar. Más mujeres trabajando. Y así, en casi todos los frentes laborales. Lo mismo que León pierde población y habría que frenar esa sangría, en cuestiones de trabajo, la ministra del ramo Yolanda Díaz, tiene en León y provincia todos los frentes abiertos. Tiene 30.000 oportunidades, 29.366 parados, para ser exactos (y más de tres millones en el conjunto de España).

Esta aspiración se corresponde con el resto de España: acometer planes que logren descender el número de parados como mal endémico no extrapolable a las economías punteras europeas. Y con el ingrediente añadido de que los índices actuales muestran la tendencia al descenso de la creación de empleo. León lidera la Comunidad en número de parados, por lo que la ministra Díaz podría hasta considerar el caso como un banco de pruebas y así servir para reactivar el empleo. También destaca la provincia en cuanto a saldo negativo en tasas de actividad, en donde se encuentra en los últimos puestos del escalafón nacional. Tal vez no disponga de planes más concretos o específicos, aunque sí se le podrá exigir que ofrezca su perfil más técnico para afrontar medidas en función de la especificidad de los territorios. De hecho, su irrupción en el parlamento nacional ha contado con muchas intervenciones en las que ha reclamado mejoras en las pensiones, o planes laborales, lo mismo que ha atacado planes industriales para ella gravosos para los trabajadores.

A tenor de lo que de manera continua Yolanda Díaz ha reivindicado en su actividad política, también se pueden incorporar como retos la incorporación de la mujer en el trabajo. En cuanto a más datos, en León se produce un desequilibrio de manual relacionado con la despoblación y fuga de personas en activo. Así, hay datos que ya de por sí son relevantes a la hora de buscar por donde acometer el problema: sólo sumó 1.345 nuevos afiliados.

Si se mira al paisaje más cercano, la realidad es que el paro aumentó en 1.437 personas en el pasado mes de noviembre en Castilla y León, hasta los 140.973 desempleados, que suponen un 1,03 por ciento más que en octubre, y la afiliación cayó en 9.536 personas, que deja en 927.610 los cotizantes, un 1,02 por ciento menos que el mes anterior.

Yolanda Díaz tiene entre sus medidas estrella la derogación de la reforma laboral de 2012. Si sus efectos se produjeran, supondría la recuperación de derechos laborales, asegura. Pero en León, además de ello serían necesarias posibilidades de trabajo. Tal vez, parezca que son otros departamentos ministeriales los directamente encargados de estos temas. Pero como además promete hilo directo con los sindicatos, en León puede ser hora de que sean escuchados los diferentes actores económicos de la provincia.

YOLANDA DÍAZ
Comentarios