miércoles. 29.06.2022
De León al mundo

Un abogado leonés lleva a Bolsonaro a la Corte Penal Internacional por la ‘gripiña’

Ricardo Franco firma, con Charles Kurmay, la denuncia de Juristas por la Democracia
Ricardo Franco Pinto, a la izquierda, junto a su colega Charles Kurmay. DL
Ricardo Franco Pinto, a la izquierda, junto a su colega Charles Kurmay. DL

‘Gripiña’ (gripecita) fue la palabra que usó el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para referirse a la pandemia del coronavirus. Su actirud de minimizar el Covid-19 y las críticas que hizo a las medidas restrictivas de 55 estados de su país, le puede costar caro. El presidente ha sido denunciado ante la Corte Penal Internacional por la Asociación Brasileña de Juristas por la Democracia (ABJD).

El abogado leonés de origen brasileño Ricardo Franco Pinto, desde España, junto al letrado Charles Kurmay, desde Estados Unidos, son los artífices de la denuncia basada en las acciones de Bolsonaro «con el fin de minimizar la gravedad del Covid-19 y fomentar actividades que podrían provocar la propagación rápida e incontrolada de esta enfermedad mortal».

Los letrados consideran que «estas violaciones del Derecho Penal Internacional merecen la atención de la Corte Penal Internacional para proteger la vida, la salud y el bienestar de millones de personas que viven en Brasil y en todo el mundo». En este sentido, apuntan que «las proyecciones estadísticas demuestran que habrá más de 1 millón de muertes en Brasil si no se cumplen las recomendaciones de la OMS».

La ABJD solicita a la Corte Penal Internacional que inicie investigaciones para analizar la conducta del mandatario y que, al final, le condene por poner en riesgo la vida de los ciudadanos con arreglo al artículo 7 (1) (k) del Estatuto de Roma.

La denuncia relata las acciones que «relativizan la gravedad de la pandemia y violan las recomendaciones de autoridades sanitarias en todo el mundo, especialmente las directrices de la OMS y las de todas las naciones que estuvieron o están en el epicentro de la pandemia».

Entre estas acciones, señalan sus discursos oficiales que estimulan el fin del aislamiento social y el regreso a las actividades en escuelas y comercios; la campaña oficial «Brasil no puede parar»; su participación en actos públicos que generan aglomeraciones; y el decreto que determina la reapertura de iglesias y loterías. 

«Los crímenes cometidos afectan severamente a la salud física y mental de la población brasileña, exponen diversos segmentos a un virus letal y tiene una brutal capacidad de proliferación, como ya se demostró en diversos países. En los lugares donde se desatendió a la política de cuarentena se incrementó el impacto de la pandemia, como en Italia, España y Estados Unidos», recoge la denuncia. 

La ABJD apela al artículo 267 del Código Penal Brasileño y a la Ley número 8.072/1990 sobre delitos atroces, además del artículo 268 del Código Penal sobre la violación de la prevención sanitaria, así como leyes que tratan de forma específica la emergencia Covid-19, como la número 13.979, de 6 de febrero de 2020 y el decreto interministerial número 05, del 17 de marzo de 2020, sobre el incumplimiento de las medidas de aislamiento y cuarentena. La resistencia a someterse a exámenes médicos, pruebas de laboratorio y tratamientos médicos específicos pueden llevar a sanciones según los artículos 268 y 330 del Código Penal. 

«De hecho, es el presidente de la República de Brasil quien viola todas estas normativas al animar a las personas a regresar a sus trabajos, a los niños a regresar a las escuelas, a los jóvenes a regresar a las universidades y a todos los demás a moverse normalmente por las calles. Todo esto conducirá a la infección de miles y miles de personas y la muerte de miles más debido a la confusión que crea el propio presidente», afirma.

La Asociación señala que el jefe del Ejecutivo desprecia las autoridades sanitarias y científicas que recomiendan una estrategia de guerra para reducir los efectos de la pandemia. Acusan a Bolsonaro de ser la voz de «de empresarios sin escrúpulos» y de «negarse a adoptar el estándar mundial de la lucha contra la pandemia y el aislamiento social».

Culpan a estas acciones del presidente de no participar en la estrategia de aplanar la curva de infección. «Más bien, busca expandirla. La conducta de Bolsonaro inevitablemente causará el colapso del sistema de salud en Brasil», recoge la denuncia..

Un abogado leonés lleva a Bolsonaro a la Corte Penal Internacional por la ‘gripiña’
Comentarios