miércoles 01.04.2020
José Antonio Diez | Alcalde de León

«Esto agrandará las necesidades de actuar en León por parte de todas las administraciones»

José Antonio Diez, en una imagen de archivo.
José Antonio Diez, en una imagen de archivo.

Ya en la segunda semana de crisis, José Antonio Diez (León, 1968) sigue con la agenda cargada. En un hueco, contesta a las preguntas por correo electrónico.

—¿Qué papel tiene que desarrollar el Ayuntamiento en el operativo montado?

—Somos la administración más próxima y por ello tenemos que dar la respuesta a los problemas más cercanos, a los servicios básicos y esenciales salvo los directamente sanitarios. Con el decreto del estado de alarma nuestra función es la de colaborar de la estructura organizada por el Gobierno, porque nuestra capacidad está limitada en gran parte a la gestión que ellos hagan. No obstante todos nuestros servicios están perfectamente implicados para poder dar cobertura a esa demanda coordinada desde el Gobierno y la Junta.

—¿Han recibido muchas iniciativas populares que requirieran su colaboración?

—Hemos recibido más propuestas de colaboración que de petición de asistencia. Los más vulnerables son nuestra principal preocupación y donde volcamos nuestros esfuerzos, con la asistencia en la residencia de mayores, el programa de Banco de Alimentos, la asistencia a familias sin recursos con menores a su cargo, ayuda a domicilio municipal y el voluntariado de Protección Civil para atender a los mayores en sus casas, el pabellón San Esteban para las personas sin hogar y programas que, en colaboración con oenegé, voluntarios e incluso empresas, hemos implementado en estas dos semanas. No hay, de momento, ninguna petición directa a la que no se haya dado respuesta.

—Pese a habilitar el pabellón de San Esteban, hay todavía un número importante de transeúntes en la calle. ¿Se plantean alguna actuación como abrir algún otro pabellón?

—Los controles que se realizan en las calles no han detectado esa presencia que usted dice y cuando se localiza alguna persona sin hogar se le acoge en el pabellón aún sin problemas. Únicamente un día, con el aforo del pabellón ya cubierto, tenemos constancia de cinco personas que no pudieron acceder. Teniendo en cuenta el número de transeúntes que acceden habitualmente a los dispositivos de asistencia de la ciudad y que hemos duplicado el número de plazas disponibles para esta atención ante de la crisis creo y espero que sean suficientes.

—¿El Ayuntamiento tiene pensado algún plan para ayudar a las empresas, como exenciones fiscales o subvenciones?

—Fuimos los primeros en anunciar, antes incluso del Gobierno, la adopción de medidas de ayuda a los autónomos y pymes que se han visto obligadas a cerrar con la entrada en vigor del Real Decreto, con medidas como el fraccionamiento y aplazamiento de pagos, la exención o reducción de tasas, impuestos o precios públicos… El Ayuntamiento hará todo lo posible, pero lo importante es lo que hagan tanto la administración autonómica como la central que son las que aplican entre el 95 y el 99% de la carga fiscal a las empresas.

—¿Hay algún proyecto o iniciativa, como el plan de retorno del talento, que vaya a verse postergados para poder atender las necesidades que se presentan?

—A partir del levantamiento del estado de alarma nuestros principales esfuerzos estarán orientados en ayudar y atender a los más afectados por la crisis, somos conocedores de que el día después supondrá un cambio en el modelo de gestión y es aventurado decir el alcance del mismo. Sin duda, habrá muchas cosas que dejarán de ser prioritarias, pero concretamente la vuelta de los leoneses no dejará de serlo.

—¿Qué cree que es lo más urgente una vez que se levante el confinamiento?

—En primer lugar un análisis y valoración lo más concreto posible sobre las necesidades y consecuencias de esta crisis sanitaria. Creo que desde el primer día deberemos buscar y coordinar la acción institucional de todas las administraciones para poder levantar los datos económicos, sociales y laborales que nos deje esta pandemia. Si nuestra situación de partida, previa a esta crisis, ya exigía un esfuerzo ímprobo de las administraciones, esto no hará sino que agrandar las necesidades y la urgencia de actuar desde todas las administraciones.

—Han tenido un positivo, del que ya tenían sospechas desde el día 12 de marzo, en el servicio de recaudación, en el edificio de Ordoño II. ¿Por qué no pusieron en cuarentena a los compañeros de planta? ¿Hay más?

—Permítame que no entre a dar datos confidenciales ni médicos de ningún positivo o sospechas. Es la Junta la que coordina los datos sanitarios y la que, además, marca las pautas de actuación con cada caso, sospechoso o confirmado. El Ayuntamiento ha actuado en todo momento siguiendo los protocolos y garantizado la seguridad de los trabajadores y los usuarios.

—¿Está el Ayuntamiento preparado para el teletrabajo?

—No está suficientemente dotado de recursos como para poder realizar de manera eficiente un desempeño de todas tareas que requeriría la situación, pero sí para poder atender los servicios básicos. De hecho, el Ayuntamiento ha seguido funcionando desde el primer día aplicando el teletrabajo en los casos posibles, las medidas de turnicidad y la separación de los trabajadores con protocolos modificados para entradas en los puestos de trabajo alternas, jornadas también alternadas o movilidad a otros puestos cuando sus lugares de trabajo se han cerrado. En todo caso, hay casos concretos y servicios que no se han podido reubicar por las características y competencias de sus puestos de trabajo.

—El Ayuntamiento ha parado sus obras. ¿Piensa pedir al Gobierno que pare las suyas?

—Negamos la mayor. En ningún caso el Ayuntamiento ha procedido a parar sus obras. Cada director de las mismas, junto con el coordinador de Seguridad y Salud, dentro de las responsabilidades de cada uno, ha paralizado la ejecución de los trabajos hasta que no se elabore un anexo al Plan de Seguridad y Salud por parte del contratista y sea aprobado por la propiedad. En todo caso la paralización o no de la obra depende del órgano de contratación en función de las singularidades de cada una teniendo en cuenta los informes y las razones esgrimidas por el contratista para suspender. Conforme al Real Decreto las obras han de pararse a instancias del contratista en el caso de que no se puedan realizar los trabajos cumpliendo las medidas de seguridad exigidas, no existan posibilidades de alojamiento y manutención de trabajadores trasladados y/o no se puedan garantizar los suministros. Por lo antedicho no podemos entrar a valorar, desde la competencia municipal, la urgencia y necesidad de cada obra de otras administraciones y las posibilidades de realizarlas cumpliendo las medidas de seguridad anteponiendo, como no puede ser de otra forma, minimizar los riesgos para los trabajadores con el equilibrio de mantener aquellas tareas esenciales o urgentes y aquella actividad laboral que pueda realizarse para no dañar nuestra economía más aún.

—No las para, técnicamente, pero las suspende. ¿Las mantendrá suspendidas?

—Como le dije, las condiciones de ejecución de las obras están marcadas en el Real Decreto y en las condiciones de garantía de la seguridad en todos los aspectos.

—¿Se plantea aplazar las fiestas de San Juan.

—En este momento toca centrarnos en la gestión de esta crisis para que las consecuencias negativas sean las menores posibles. Cuando toque hablar de fiestas nos centraremos en ello.

«Esto agrandará las necesidades de actuar en León por parte de todas las administraciones»