domingo 6/12/20

Los alcaldes: «Esto no nos cambia la vida y nos puede exponer a posibles contagios»

Los pueblos de la fase 1 piden medios para controlar los accesos a sus localidades

Riaño, Matallana de Torío y Truchas arrancan el lunes la fase 1 de la desescalada con bastante escepticismo. Los representantes municipales de estas tres zonas coinciden en señalar que este nuevo paso de vuelta a la normalidad no cambiará demasiado la rutina de estas últimas semanas ya que son pocos los negocios que hay en estas localidades, y pocos los vecinos que estén dispuestos a tirar por tierra el esfuerzo realizado este tiempo en la lucha contra el virus. Lo que sí temen los tres es que este nuevo avance a la desescalada les ‘exponga’ a la hora de recibir posibles visitas, que pongan en riesgo lo que durante este mes y medio han tratado de preservar con todas sus fuerzas, la salud de sus vecinos.

Pocos cambios
Sin apenas negocios que arrancar, aseguran que el cambio de fase no alterará demasiado su actividad

«Nosotros no tenemos negocios, por lo que nuestro a día a día no será muy diferente a partir de lunes», destaca el alcalde de Matallana de Torío, Jose García. El regidor asegura que en estos días nadie se ha puesto en contacto con ellos para dictarles unas pautas a seguir, ni para especificar las ventajas reales de la fase uno. Tampoco saben cómo van a controlar los accesos al municipio para impedir que venga gente de fuera. «No tenemos medios, ni policía local, nos tendrá que ayudar la Guardia Civil», reclama García. La salida de Matallana de la fase cero ha sido una incógnita hasta el último momento por los cuatro nuevos casos confirmados en la zona en las últimas horas. «Son personas que viven en León pero que tienen su tarjeta sanitaria en Matallana, además están perfectamente aislados y controlados», explica el alcalde. Lo que sí tiene claro, es que «esto demuestra que lo hemos hecho bien, pero no hay que confiarse porque la lucha sigue, hay que seguir peleando», matiza.

El alcalde de Riaño, Fernando Moreno, señaló ayer que «esta fase uno está bien siempre y cuando se mantenga la movilidad dentro de la propia comarca y no se permita la entrada de gente de otras zona hasta que la provincia entre en fase uno». Destaca que en las zonas rurales no se va a notar esta fase ya que los bares va a permanecer cerrados porque la climatología no les permite abrir las terrazas. «Tendremos una vida más normal cuando entren en fase uno otras zonas como Cistierna y León o toda la provincia para que la gente pueda desplazarse como se hacía antes», afirma Moreno, que añade que «la gente de los pueblos cuando se mueve es para hacer compra a las cabeceras de comarca y eso no se va a poder hacer de momento».

Por último, el alcalde de Truchas, Francisco Simón, siguió manifestando ayer su desacuerdo con esta medida. «Lo venimos diciendo estos días, nosotros no tenemos prisa por pasar a la fase uno, por que no tenemos negocios, sólo tres bares que no saben si quiera si abrirán, por lo que es innecesario». El regidor asegura que en su municipio todo funciona con normalidad, los servicios básicos, el Ayuntamiento, y los ganaderos y agricultores, que va sin problema a atender sus quehaceres. «Lo que no queremos de ninguna manera es retroceder después de esfuerzo que hemos hecho todos», destacó Simón, que de todos modos reconoció que este cambio de fase viene a ser un reconocimiento «a lo bien que lo han hecho los vecinos y los sanitarios en esta zona».

Los alcaldes: «Esto no nos cambia la vida y nos puede exponer a posibles contagios»
Comentarios