jueves 13/8/20

Los alcaldes recuerdan que «nadie es bienvenido» y anuncian medidas

Efectivos del Ralca ayer, en la N-VI en La Bañeza.
Efectivos del Ralca ayer, en la N-VI en La Bañeza.

Los alcaldes no se cansan en su mensaje. No a las visitas durante estos días de confinamiento y seguir las recomendaciones dictadas por el Gobierno de que cada uno se quede en su casa. Por el momento, la incidencia de infecciones en las zonas rurales es muy baja y debería seguir siendo así, sobre todo si se tiene en cuenta que la mayoría de los vecinos que en ellas residen son personas de avanzada edad, y por lo tanto especialmente vulnerables ante la enfermedad. A los alcaldes que ya el pasado fin de semana pedían encarecidamente a los familiares de los vecinos de sus municipios que se abstuvieran de ir a visitarles, estos días se han sumado otros, como el alcalde de Gradefes, Amador Aller, que ha hecho llegar a los vecinos, especialmente a aquellos que no viven en el municipio, un contundente mensaje en el que advierte de que a partir de ahora desde el Ayuntamiento van a controlar a aquellas personas que vayan de fin de semana al pueblo. «Además de controlar la carretera, se van a pasar por los domicilios a pedir explicaciones, y si es preciso a multar», asegura el regidor.

Lo mismo ha hecho la alcaldesa de Murias de Paredes, Mari Carmen Mallo, que en un bando en el que recuerda que las consultas al centro de salud se restringen a las urgencias, y que las citas para recetas o pruebas se han de concertar por teléfono, advierte que ante la «incesante» afluencia de personas que habitualmente no residen en el municipio se deben cumplir las obligaciones indicadas por las autoridades sanitarias de permanecer en sus casas 14 días desde su llegada, para evitar la posible propagación del virus.

Murias recuerda la elevada edad media de los vecinos de su municipio, muchos de ellos con patologías crónicas, por lo que pide a sus familiares un ejercicio de responsabilidad. A estos vecinos les pide que hagan uso de los servicios comunes puestos en marcha y que eviten todo tipo de contactos y de desplazamientos innecesarios. «Como soy consciente del apego y respeto que tienen a su tierra y a sus gentes, cumplirán con estas recomendaciones», afirma Mallo.

Los alcaldes recuerdan que «nadie es bienvenido» y anuncian medidas