miércoles 5/8/20
Provincia

Los alcaldes toman medidas ante la picaresca para burlar el confinamiento

Sólo en La Bañeza el Ayuntamiento ha denunciado a 40 vecinos por salidas injustificadas
Un negocio de Riaño atiende a un cliente con las correspondientes medidas de seguridad. CAMPOS
Un negocio de Riaño atiende a un cliente con las correspondientes medidas de seguridad. CAMPOS

Los pueblos no se escapan a la picaresca. Es férreo el control que también se hace en las zonas rurales para asegurarse de que todos los vecinos cumplen con las normas de confinamiento dictadas por el Gobierno central. Ayer mismo, el alcalde Cistierna, Nicanor Sen, publicó un bando en que señala que ante las quejas recibidas por la mayoría de los responsables de los supermercados de la localidad, alertando de que la gente realiza pequeñas o mínimas compras a diario incumpliendo así la normativa del real decreto del estado de alarma. El alcalde informa que los cuerpos y fuerzas de seguridad ya han interpuesto varias sanciones económicas que van desde los 1.501 euros hasta los 30.000 euros. «Es intolerable con lo que está ocurriendo que se produzcan comportamientos de este tipo, por lo que se van a reforzar estos controles en todos los comercios», según Sen. Además señala que no se debe bajar la guardia por el simple hecho de vivir en una zona rural, «ya que el virus no conoce de fronteras y prueba de ello es que también en nuestra zona hay personas contagiadas, lo que nos obliga a todos a ser sumamente responsables velando así por nuestra salud y la de los demás».

El Ayuntamiento de La Bañeza también ha vuelto a apelar a la responsabilidad individual de todos los bañezanos. El alcalde, Javier Carrera, aseguró ayer a este periódico que ya han sido varios los ciudadanos que han resultado sancionados por incumplir las medidas establecidas. En concreto se han interpuesto 40 denuncias, ocho de ellas ayer mismo.

En los últimos días han detectado la presencia de algunas personas caminando de manera injustificada por la antigua Nacional VI y la Avenida de Portugal, por lo que la Policía Local intensificará la vigilancia en esta y otras zonas de la ciudad, procediendo a identificar y sancionar en caso necesario a los posibles infractores.

Una vigilancia que también realizarán tanto a las personas que acuden a comprar a los supermercados varias veces al día como excusa para salir de sus casas, así como a las que utilizan a los perros en repetidas ocasiones un mismo día para salir a la calle. Al respecto, Carrera emitió ayer un bando para regular el paseo de los perros e incluye las siguientes medidas: la distancia máxima a la que podrá realizarse el paseo es de 500 metros desde el lugar de residencia de la persona titular del perro; los horarios permitidos para realizar tal acción cada día son de 07.00 a 09.00 horas, de 14.00 a 16.00 y de 21.00 a 23.00; los perros no podrán tener contacto con otros animales ni personas; y se deberá llevar botella de agua con detergente para limpiar posteriormente la orina y bolsa para recoger las heces.

Por otro lado, el alcalde de Astorga, Juan José Alonso Perandones, reconoció ayer que los agentes de la Policía Local ya han tenido que llamar la atención a varias personas por acudir a comprar varias veces al día, «pero la tónica general es que todos los astorganos están siguiendo las medias del Gobierno y sale sólo para lo necesario de sus casas». Por el momento, en Astorga no han tenido que denunciar a ninguna persona por el incumplir las indicaciones del estado de alarma, aunque la vigilancia por parte de la Policía Local es permanente.

Por su parte, el alcalde de Valencia de Don Juan, Juan Pablo Regadera, apunta también en un bando, que «el coronavirus no conoce fronteras y el medio rural en absoluto se puede considerar ajeno o libre de sus terribles efectos». En este sentido, muestra su malestar por ver «como cada día un número nada desdeñable de vecinos se pasean por Valencia de Don Juan con sus perros, o a comprar una barra de pan, unas pilas o unas cervezas», reza el bando. Y añade que «todos los vecinos que sean interceptados por la Policía Municipal o la Guardia Civil paseando animales de compañía a más de doscientos metros de su domicilio, realizando pequeñas o mínimas compras, o que desobedezcan o desacaten la autoridad serán sancionados».

MENOS INCIDENCIA

El alcalde de La Robla, Santiago Dorado, mostró ayer su satisfacción, a pesar de la situación, por la actitud de los vecinos del municipio que «lo están llevando con una gran disciplina y mentalizados de acatar todas las normas establecidas ante el Estado de alarma». Dorado significó que en la localidad se están desarrollando numerosos controles tanto de la Policía Local y la Guardia Civil, y aseguró que «apenas existen cifras altas de denuncias».

En Villablino, los vecinos están mostrando una gran responsabilidad y sentido del deber en estos momentos, y es que desde el Ayuntamiento no han tenido que tomar medidas excepcionales a la hora de que los lacianiegos hagan la compra, y es que la mayoría de las personas llevan el confinamiento de forma correcta, y no hacen compras de tan solo un producto o varias veces al día.

Los alcaldes toman medidas ante la picaresca para burlar el confinamiento