domingo. 05.02.2023

efe | madrid

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, reconoció ayer que «todos pudimos hacer más» para evitar la «cadena de errores» que llevó al colapso del aeropuerto madrileño de Barajas el pasado 9 de enero a causa del temporal de nieve.

En declaraciones a la cadena Ser, Álvarez asumió la parte de los fallos de previsión y gestión que, según ella, le correspondía, al tiempo que indicó que el primer eslabón en errar fue el pronóstico del tiempo que apuntaba a las 8:30 de la mañana que habría «nieve débil» cuando ya empezaba a nevar intensamente.

Explicó que los aeropuertos se planifican por la mañana y tienen un parte específico, por lo que si hubieran sabido el temporal de nieve que se avecinaba podrían haber preparado las pistas para estas circunstancias.

Una vez vuelta la normalidad al aeropuerto se siguieron registrando incidencias, debido principalmente a la supuesta huelga de celo de los pilotos de Iberia, por lo que Fomento investiga el comportamiento de las compañías aéreas y de Aena para ver dónde hay que depurar las responsabilidades.

Insistió en que los pilotos de Iberia entorpecieron la vuelta a la normalidad el viernes al poner obstáculos en la reprogramación de la compañía, llegando a embarcar y desembarcar al pasaje, por «un conflicto interno de una empresa privada».

La investigación de la Agencia Española de Seguridad Aérea determinará si el aeropuerto no funcionó por inoperancia de sus gestores (Aena) o por incidencias de las compañías.

Álvarez insiste en culpar a un fallo en las predicciones meteorológicas
Comentarios