lunes 6/12/21
Presupuestos Generales del Estado

La apuesta del Gobierno por la autovía del Duero vacía la posición noroeste de León

Más de cien millones refuerzan la A-11, el vial que justifica a los políticos para no apoyar el enlace a Braganza
                      Carretera de Sanabria que le queda a León para llegar a Braganza. JESÚS F. SALVADORES
Carretera de Sanabria que le queda a León para llegar a Braganza. JESÚS F. SALVADORES

Devolver a León al asiento de privilegio que ocupó durante siglos en las comunicaciones en el noroeste, llenó relatos y previsiones políticas en programas electorales durante los últimos años. Hasta que los presupuestos se encargaron de enfriar la consigna y deshinchar el globo del reclamo de las comunicaciones. Cada cuenta estatal, en las dos últimas décadas contribuye a empujar más a León fuera del eje de la centralidad que se le suponía en el noroeste.

La última aportación para la A-11 abunda en esta orden. Un tercio de las inversiones previstas por el Ministerio de Transporte en estructura viaria en el territorio que conforma la autonomía en el próximo ejercicio se centra en avanzar con el corredor desdoblado del Duero; más de cien millones de euros de los apenas trescientos que se dedicarán a este capítulo. A León no le toca nada. Salvo asumir la certeza de que el plan le hará desaparecer del mapa estratégico de la comunicaciones por carretera en el cuadrante norte de la península, en esa intersección de la trayectoria diagonal entre dos mares, la línea más corta a Europa, la arteria que sin soporte ni autovía eligen miles de conductores portugueses para sus trayectos entre los países de centroeuropa y la Región Norte del país luso.

Al margen

Las inversiones en la A-11 suponen un tercio del gasto en estructura de toda la autonomía

La A-11 va a terminar por absorber por el corredor del Duero, desde el paso de Alcañices y San Martín del Pedroso, a Tordesillas y los enlaces a las autovías que empujan el centro de Castilla al Ebro y a la frontera francesa, el papel geográfico que desempeña la estrategia de comunicación ferroviaria por el mismo pasillo, prioritario para los enlaces de mercancías hacia el puerto de Leixoes y pasajeros, por la línea de alta velocidad a Galicia, que también deja a León fuera del marco.

Todo confluye en los mimos punto de paso, en un entorno que resultará favorecido por las estructuras que se niegan a León; las plataformas intermodales en el sur de la provincia de Valladolid, la nueva autovía que aporta a estos enclaves más intensidad de tráfico del que ya le facilitaba el discurso de la A-62 y el entronque paralelo de la afluencia ferroviaria aparejada al eje central del Corredor Atlántico. Las nuevas aportaciones que planifica el Gobierno central para cerrar los presupuestos de 2022 riegan de euros alguno de los tramos pendientes de esa A-11, que expulsa a León del noroeste de las comunicaciones que se ofrecía para liderar desde la posición geográfica.

Corredor de privilegio

El respaldo a esta salida lleva la afluencia del tráfico rodado por el mismo cauce que el tren

La autovía del Duero y su engarce a la frontera portuguesa fue también la disculpa estructural que la política empleó para justificar el descarte de la León-Braganza; a pesar de la demanda, de las reivindicaciones, de la competitividad del vial, que alienta un trayecto a través de vías de alta capacidad diseñadas para otra función que no es la de acercar los dos mares, el Cantábrico y el Atlántico, la bisectriz que le resta horas y kilómetros a la ruta internacional que pone a León en los trayectos entre Oporto y Hendaya.

reacc1

La apuesta del poder por la A-11 acabó con la estrella de la León-Braganza antes de que está pudiera dar luz más allá de las sombras de Tras Os Montes, antes de que el proyecto de la autovía del suroeste leonés terminara por dislocar la maniobra lenta que va a hacer que todos los caminos del noroeste confluyan en el centro de Castilla, en Valladolid. Fuera del norte y del noroeste. Tal y como sucede con el desvío de vías del tren, se traslada en el tráfico rodado, según el efecto de la lluvia fina del presupuesto que acaba por irrigar el Boletín Oficial de Estado. Con retraso, por las quejas de los territorios que se van a beneficiar directamente de esta inversión transversal para algunas provincias de la comunidad autónoma, que vuelven a airear severas carencias inversoras para la provincia leonesa.

reacc2

El primer escalón que rebajó las expectativas de la León-Braganza fue la negativa del Gobierno de España a financiar un enlace internacional por Sanabria con el norte de Portugal, por las recomendaciones de los territorios influyentes con la salida a la trastienda del valle del Duero. Las cuentas del Gobierno para el año 2022 ponen a punto de obra para el siguiente ejercicio los dos tramos de la A-11 más cercanos a la frontera lusa, para acabar con las dudas que le quedaban a León entre esa latitud noroeste que le concede el territorio desde tiempo inmemorial.

La apuesta del Gobierno por la autovía del Duero vacía la posición noroeste de León
Comentarios