sábado 15/8/20
Tradiciones

Arranca la Semana Santa más virtual de la historia marcada por la convocatoria ‘online’

Cofradías, hermandades y fieles se echan en brazos de internet para suplir la suspensión forzosa de las procesiones
Hijo de Lesmes García adapta su escaparate al momento. RAMIRO
Hijo de Lesmes García adapta su escaparate al momento. RAMIRO

El Viernes de Dolores más cibernético de la historia de la Semana Santa arranca esta tarde con numerosas convocatorias online previstas para los diez próximos días para suplir la suspensión de las procesiones que provoca el estado sanitario del país a causa del Coronavirus.

La mayor parte de las cofradías usarán sus redes sociales para rememorar episodios de años anteriores. Anulados los actos públicos en la calle, los amantes de la Semana Santa se conforman con celebraciones online que reproducen los de años anteriores, comparten videos con pasajes de cortejos procesionales pasados, lanzan iniciativas para participar desde casa por la vía del whatsapp y se consuelan en suma con sucedáneos que no eluden una premisa básica: por primera vez en los últimos 84 años, los pasos no saldrán a la calle. Sólo había ocurrido algo similar en la Guerra Civil.

La primera que faltará a su cita es Nuestra Señora del Mercado, ‘La Morenica’ que no comparecerá esta tarde en la plaza del Grano aunque sí verá concluir la novena que se inició la semana pasada. 56 procesiones quedan suspendidas en la capital y son centenares en el resto del territorio leonés.

Trastorno importante

León suspende 56 actos del programa oficial y tratará de suplir la mayoría con imaginación

La cofradía de Nuestra Señora de Angustias y Soledad cumple 414 años esta primavera. Es la más antigua de la capital. «No nos causa especial perjuicio económico, es más bien una cuestión emocional. Trabajamos durante todo el año en diversos frentes, pero es evidente que el acto central está en las procesiones. Teníamos previsto presentar diferentes asuntos relacionados con nuestro patrimonio, pero todo queda paralizado», aseguró a este periódico su abad, Miguel Ángel Gil. Incluso su relevo en la cofradía no está asegurado. El 31 de mayo tiene que producirse la toma de posesión de su sustituto, Angel Lescún. «Si no se puede y hay que continuar un año más, pues se hará», asegura.

ARRIMAR EL HOMBRO

La más numerosa de las cofradías de la provincia es la del Dulce Nombre de Jesús Nazareno en León. Su abad, Tomás Castro, es explícito: «Toca arrimar el hombro, no ya en la puja de nuestras imágenes, sino para sacar adelante a nuestro país frente a esta terrible plaga que, con ayuda de nuestro Nazareno, pronto pasará a ser un lejano y triste recuerdo. Queda mucho trabajo por hacer, muchas sorpresas y proyectos que sacar adelante juntos con vuestro apoyo y cariño. Nuestro Nazareno deberá velar por sus hermanitos y por todos los enfermos de esta terrible enfermedad. Es tiempo de templanza y paciencia. Es momento de que nuestra fe nos empuje a dar lo mejor de nosotros».

Julio Arredondo acaba de tomar posesión de la abadía de la Real Cofradía de Minerva y la Santa Vera Cruz de León. «Lo peor es la desilusión. Los problemas materiales que se generan para las cofradías son mínimos en comparación con el sentimiento que se genera. Es el momento de materializar el espíritu cristiano y los nuevos proyectos. Semana Santa en cualquier caso sí que va a haber, aunque será en el interior de cada uno de nosotros».

CONTEMPLAR LOS PASOS

Julián López, obispo de León, cree que la situación «nos obliga a extraer de nuestro interior la experiencia de la fe y de la vida cristiana», y considera que ante esta pandemia «es preciso buscar de nuestro interior lo mejor de nuestra persona para que salga fuera porque la Semana Santa no consiste sólo en los actos externos, en las procesiones, en la contemplación de los pasos, en la música, sino que este año y en estas circunstancias, lejos de encerrarnos en nosotros mismos, nos va a permitir sacar de nuestro fondo lo mejor de la experiencia cristiana, que es el amor compartido. Y así vivir una Semana Santa interior que no por ello dejará de ser menos auténtica, sino que la experiencia de este año nos ayudará a vivir en años sucesivos más profunda y ricamente lo que es nuestra Semana Santa».

Arranca la Semana Santa más virtual de la historia marcada por la convocatoria ‘online’