miércoles 01.04.2020
Economía

El Banco de España alerta de que los efectos del confinamiento sobre la economía superarán lo previsto

El informe trimestral revela que el volumen de fondos públicos movilizados para combatir la epidemia, que ha hecho descarrilar "de forma abrupta" la economía, alcanza el 8,8% del PIB, un 0,5% en aumento directo de gasto.
Un vehículo de la UME ante el edifico del Banco de España, en Madrid. KIKO HUESCA
Un vehículo de la UME ante el edifico del Banco de España, en Madrid. KIKO HUESCA

La crisis económica derivada del coronavirus "ha hecho descarrilar de modo abrupto" en apenas un mes la evolución de la economía mundial. El Banco de España no se muestra muy optimista en su informe trimestral publicado este miércoles en el que debía incluir las proyecciones macroeconómicas del PIB español, pero no ha sido posible por las circunstancias de incertidumbre "inusualmente elevada" desde que se desató la pandemia en nuestro país.

"El escaso período transcurrido desde la declaración del estado de alarma hace que no se disponga todavía de indicadores que permitan medir con un mínimo de rigor y precisión la magnitud y duración de los efectos de la crisis sobre la actividad y el empleo que, en todo caso, cabe esperar que evolucionen muy negativamente en el corto plazo", explica el organismo presidido por Pablo Hernández de Cos. Por ello, el Banco de España ha optado, al igual que otros bancos centrales, por retrasar la elaboración y publicación de sus proyecciones.

La magnitud del impacto de la pandemia, incluyendo el procedente de las "necesarias medidas de contención" aplicadas, serán "muy pronunciadas en el corto plazo" sobre la actividad económica y el empleo de España. De hecho, el Banco de España recuerda que, siguiendo la experiencia de China, los efectos sobre la economía del confinamiento de la población serán "incluso mayores de lo que se había anticipado".

Las medidas tomadas por nuestro país van en diversos frentes. El volumen de fondos públicos movilizados para hacer frente a la crisis alcanzaría el 8,8% del PIB. De este total, un 0,5% del PIB es en aumento directo de gasto, mientras que el resto está destinado a la concesión de avales y líneas de crédito a las empresas, como concretó este martes el Gobierno tras la aprobación de esta medida en Consejo de Ministros.

Una de las partes más positivas del informe es que el supervisor bancario anuncia que aunque los efectos han condicionado "de forma drástica" la economía, así como la elevada incertidumbre respecto a la intensidad y la duración, estas consecuencias serán "fundamentalmente transitorias". Y es que antes de que la epidemia llegase a Europa, sus efectos sobre la economía española parecían "limitados", por lo que a pesar de "cierto impacto" de la paralización de la actividad en algunas regiones de China sobre la demanda de exportaciones españolas, el organismo considera que la "verdadera dimensión del problema" no afloró hasta finales de febrero.

El comercio y el turismo, los sectores más afectados Los ámbitos económicos en los que el impacto está siendo mayor son, según sus datos, el comercio y el turismo. A nivel de demanda, señala que se ha producido un impacto "muy pronunciado" sobre el gasto en bienes de consumo de los hogares, que se suma a la "práctica desaparición" del turismo receptor. Por ello, aunque no dan datos concretos del impacto sobre el empleo, advierten de que "con mucha probabilidad, está siendo muy significativo".

Así, el informe indica que la información disponible apunta a que las empresas están haciendo un "uso intensivo" de los expedientes de regulación de empleo (ERE) de reducción de jornada y de suspensión temporal. Eso sí, cree que "la mayor parte de esta pérdida de puestos de trabajo se recuperará si, como cabe esperar, la naturaleza de la perturbación es transitoria".

Contracción del PIB del 3% El Banco de España no se ha atrevido a dar datos macroeconómicos del impacto de la pandemia en este informe trimestral, pero Funcas, la Fundación de las Cajas de Ahorros, ha publicado un ejercicio de simulación bajo la hipótesis de que la crisis sanitaria se relaje antes del verano. Según sus cálculos, si la situación mejora a partir de mayo, el PIB español se contraerá un 3% este año por una severa caída en el primer semestre seguida de un rebote en el segundo, aunque sin recuperar todo el terreno perdido.

La recuperación en la parte final del año daría lugar a un crecimiento de la economía del 2,8% en 2021, más de un punto por encima de lo previsto por los organismos económicos antes de que se produjera la crisis sanitaria en España. "Sería una evolución en forma de U y no de V porque la vuelta a la normalidad en sectores como el turístico será relativamente lenta", explican los expertos. En su opinión, el principal riesgo es que la pandemia se prolongue más de lo que se espera. "Si apareciesen nuevos brotes víricos durante el verano o en los meses posteriores, la economía se resentiría y el efecto rebote se retrasaría", aclaran.

El Banco de España alerta de que los efectos del confinamiento sobre la economía...