domingo 28/2/21

DE LAS BOFETADAS DEL ALCALDE AL ESPACIO QUE SE ALQUILABA PARA LA CENSURA

Entrar en la Hemeroteca del Diario de León es meterse de lleno en la historia. Pasar las páginas del periódico, algunas auténticos ‘incunables’, es sumergirse en tiempos pasados que no siempre son lejanos. Sólo unas ráfagas para comprobarlo. En 1930 el Diario narra la dura realidad de la mina con el relato en directo del conflicto de los mineros de Santa Lucía y una advertencia en el titular: «La Benemérita nos observa». Un año más tarde, el 16 de abril de 1931, en un vibrante editorial, el periódico pide acierto a los gobernantes. El 27 de agosto de 1918, la Redacción, en lucha contra la censura, reserva un espacio en blanco en la primera página con el lema «Se alquila por espacio de unos días, y por lo que quieran dar, la primera plana de nuestro periódico. Se advierte al público que [...] padece censuritis aguda de pronóstico reservado...». En 1907 se publica una defensa de los derechos de las mujeres. Y en 1918, el año de la pandemia de gripe, un alcalde irrumpe en la Redacción y le da una mano de bofetadas a uno de los redactores, enconado por las críticas para mostrar su desacuerdo con algunas informaciones. Mariano Andrés acabó a tortazo limpio con el periodista José Seoane, defendido también a mano abierta por sus compañeros y el director. Se tenían ganas.

DE LAS BOFETADAS DEL ALCALDE AL ESPACIO QUE SE ALQUILABA PARA LA CENSURA
Comentarios