domingo. 26.06.2022
Nuevos espacios liberados a la actuividad

Los concesionarios abren en régimen de cita previa y tras dos meses sin ventas

El segmento comercial de la automoción es uno de los sectores más afectados por la crisis
Un trabajador de un concesionario muestra un vehículo. EFE

Los concesionarios de automóviles reabren las puertas; con la condición de cita previa, ya se puede acudir a un establecimiento del sector, a la zona de ventas y exposición, que es uno de los más afectados por el parón de la actividad por efecto de la pandemia. La reapertura de los negocios de venta de coches es consecuencia de la relajación de las medidas previstas para la fase de confinamiento 0.5, que pretende reactivar el movimiento económico antes de cumplimentar el salto a la fase superior.

León abre los concesionarios en medio de una caída sin precedentes en todos los parámetros de medida para este segmento comercial, condicionado de forma extraordinaria por la incertidumbre económica, que abre reticencias en el cliente y atasca en ese punto cualquier dosis de fluidez comercial.

La pregunta sobre quién iba a comprar un vehículo con el peso del confinamiento domiciliario da paso ahora al interrogante sobre cuánto tiempo tardará la demanda en ponerse a la altura de los números de la oferta.

Frenazo en marzo

El sector reclama un plan de estímulo comercial que permita recuperar los índices de demanda

Mientras, la treintena de negocios de concesionarios de venta de vehículos que se asientan en León cuentan los dos últimos meses como un paso por el desierto comercial; dedicaron los días posteriores a la orden del cierre, cuando sobrevino el estado de alarma, a cerrar algunas operaciones ya en trámite. Y luego, la silencio. No porque hubiera impedimento algún objetivo de comprar uno de los artículos a la venta; la venta telemática era un cauce abierto, igual que el trámite ante la DGT para matricularlo; pero no es el cauce más propicio para animar a la venta. Hay algún ejemplo de operación completada; un concesionario leonés pudo facturar en plena fase de confinamiento un vehículo que adquirió n cliente de las islas Baleares, en una operación que se ajusta a ese procedimiento: eligió el vehículo por vía telemática, y el concesionario se lo envió.

Esta semana, para comenzar a recuperar el tiempo perdido y colocar puntos de sutura a una brecha que acaba de comerse en abril el 75% de las ventas, en un desplome sin referencias en todo el mercado europeo, es posible que el cliente llegue al concesionario en el ritual más repetido en la compra del coche; los ves, lo tocas, lo pagas y lo llevas. Donde no marca excepción el sector del automóvil es en torno a las medidas de protección laboral ante la crisis; la amplia mayoría del empleo se cobijó de la tormenta que arreció desde marzo bajo los paraguas de las regulaciones temporales, que se han comenzado a liberar a medida que los servicios de los concesionarios han añadido prestaciones; los talleres, que hasta hace poco más de una semana estaban limitados a atención a la movilidad autorizada.

Los concesionarios abren en régimen de cita previa y tras dos meses sin ventas
Comentarios