domingo 19/9/21

Condena unánime de la hostelería: «Ese plan va a ser la ruina para el sector»

Califican las medidas de «incomprensibles» y piden claridad sobre el futuro de los Ertes

Al sector de la hostelería no le cuadran las cuentas por ningún sitio con el plan de desescalada anunciado por Pedro Sánchez. Sus medidas han generado en el sector más alarma que tranquilidad y más incertidumbres que certezas. Martín Méndez presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de León echó mano de la ironía para cuestionar sin tibiezas la hoja de ruta marcada por el Gobierno. «Me ha generado una gran certezaa, la que va a ser la ruina para el sector», sentenció. Aludió primero a la ya polémica utilización en un 30% de las terrazas, un elemento que el sector considera clave para iniciar la recuperación. «Si yo tengo en mi negocio cinco camareros y diez mesas y solo puedo abrir con tres mesas es evidente que ya no necesito a la mayoría de trabajadores que tenía antes. ¿O alguien piensa que con tres mesas se pueden mantener cinco sueldos?».

Méndez empleó este argumento para poner encima de la mesa otro que preocupa sobremanera a todo el sector y que el Gobierno todavía ha aclarado: cómo se van negociar los Ertes cuando los negocios suban de nuevo la trapa.

El decreto-ley aprobado por el Gobierno el pasado 17 de marzo, obliga a la generalidad de las empresas que se acojan a un Erte a «mantener el volumen de empleo» que tenían entonces, durante los seis meses siguientes a la reanudación de la actividad. «Eso sería la ruina para buena parte del sector, supondría meternos en un hoyo», recalcó. «El sector quiere abrir pero con unos mínimos de certidumbre y saber cuanto personal vamos a poder tener y cuanto va a seguir en el Erte porque para todos no habrá. Quiero pensar —concluyó— que el Gobierno va a rectificar».

Julio César Álvarez presidente del CEL y de Hosteleón reconocía que la hostelería y la restauración están bastante desconcertados con el plan de desescalada. «Sobre todo no entendemos cómo se pueden tomar esas medidas sin hablar antes con los sectores implicados, a quienes nos afecta más directamente, y quienes podemos dar una valoración precisa de cual es su situación».

Álvarez calificó de incomprensible que se permita ahora abrir a los hoteles si no se puede viajar entre provincias. «¿Va a venir alguien de Ponferrada a un hotel de León o al revés?», se preguntó.

Abrir las terrazas con solo un 30% de su aforo es algo que tampoco comparte. «En León muchos bares tienen terrazas pequeñas de cuatro, cinco o seis mesas. ¿Qué van a hacer, van a abrir con toda su plantilla para tener solo una o dos mesas?».

La apertura de los comercios fijando una cita previa tampoco lo ve claro. Entiende que no es operativo,duda de que funcione y de que realmente ayude a la recuperación e incide en la necesidad de clarificar con qué número de empleados. «¿Abro con todos los empleados?, nadie tiene a cinco empleados para atender solo las citas previas y clientes de uno en uno».

Al hilo de esta reflexión, Julio César Álvarez reclamó que el Gobierno debe explicar «con toda claridad» el grado de flexibilidad de los Ertes. «Hay que explicar la desescalada de los Ertes y precisar hasta cuando van a durar los declarados por fuerza mayor.

«Hay muchos aspectos del plan que no tienen lógica y lo que más nos molesta y desanima es que se haya hecho esta normativa sin hablar con los sectores afectados».

En esta misma línea ahondó Javier Menéndez, presidente de la Asociación Leonesa de Comercio (Aleco). A su juicio, el plan es «confuso y genera muchas dudas» en cuanto a su aplicación. Y al hilo de esta reflexión se preguntó si el sistema de cita de previa funcionará o si por el contrario complicará aún más la recuperación del sector. «En buena medida compramos por impulsos, vamos por la calle miramos un escaparate y si vemos algo que nos gusta decidimos comprarlo. ¿Si veo algo que me gusta en una tienda me pongo a buscar el teléfono para pedir una cita previa? No sé ni no estaremos frenando la recuperación, tenemos muchas ganas de trabajar pero hay también muchas dudas».

Condena unánime de la hostelería: «Ese plan va a ser la ruina para el sector»
Comentarios