sábado 5/12/20
Adriana Ulibarri, vicepresidenta de Diario de León

«El covid debe dejar un mensaje de solidaridad y de optimismo»

«Una sociedad capaz de anteponer las necesidades ajenas a las propias sale siempre adelante»
La vicepresidenta de Diario de León, Adriana Ulibarri, entrega el diploma del decimoquinto Premio Diario de León al Desarrollo Social y los Valores Humanos a Vicente Gutiérrez, hermano del médico leonés Antonio Gutiérrez, fallecido por las secuelas del coronavirus. RAMIRO
La vicepresidenta de Diario de León, Adriana Ulibarri, entrega el diploma del decimoquinto Premio Diario de León al Desarrollo Social y los Valores Humanos a Vicente Gutiérrez, hermano del médico leonés Antonio Gutiérrez, fallecido por las secuelas del coronavirus. RAMIRO

 La vicepresidenta de Diario de León, Adriana Ulibarri, aseguró durante su intervención que el covid también deja «un mensaje de solidaridad y optimismo».

«El covid-19 no ha conseguido que nos echemos atrás. Porque la vida sigue y porque estamos convencidos de que entre todos lograremos vencer en este tan increíble como gigantesco reto, quizá el mayor al que nos hemos enfrentado de manera colectiva, como país, en nuestra historia reciente», aseguró la vicepresidenta. Agradeció la acogida «de nuestros compañeros de La 8 León» por formato elegido para esta ocasión «en el acto más importante que Diario de León organiza cada año, la entrega del Premio al Desarrollo Social y los Valores Humanos, que en este terrible 2020 alcanza su decimoquinta edición».

Reseñó que Antonio Gutiérrez y Belén Mato «entregaron su vida en la lucha contra el virus. Y lo hicieron sin pensar, con la abnegación con la que cumplen con su labor quienes consagraron su vidas a curar a los enfermos». Reseñó la biografía de Antonio Gutiérrez «Quienes lo conocieron le calificaban como un médico humanista, bondadoso y empático». De Belén Mato destacó su labor como enfermera de Urgencias en el Hospital del Bierzo, «el lugar en el que perdió la vida tras cuarenta días luchando. Gran profesional y con la sensibilidad necesaria para la atención en los momentos más duros, ha dejado un gran vacío entre sus compañeros de trabajo y, como no, entre sus familiares».

Compromiso

«Los poderes públicos tienen al responsabilidad de marcarnos el camino aunque es difícil acertar»

«Vivimos momentos realmente terribles en lo sanitario y en lo económico. El coronavirus ha sacudido los cimientos de la sociedad mundial, ha vapuleado a las familias llevándose a padres, madres, hermanos e hijos; y ha puesto contra las cuerdas a muchos colectivos de trabajadores de todos los sectores», añadió.

Por eso extrajo dos conclusiones fundamentales a la hora de sacar lecturas positivas de las situaciones negativas: «Creo, honestamente, que debemos entender los dos mensajes que implícitamente ha traído consigo covid-19. El primero no es otro que el de la solidaridad, la resistencia y la unidad frente a cualquier tipo de amenaza, ya sea este virus o cualquier otra cosa. Y el segundo es el del optimismo. Entiendo que es difícil comprenderlo en esta dura etapa, pero está presente sin duda. La situación ha sacado mucho de lo bueno que tenemos todos dentro. Vemos a cada instante cómo alguien echa el freno a su vida y vuelve el rostro para ayudar a los demás. Y eso tiene que conducirnos necesariamente al optimismo al que me refería. Una sociedad capaz de anteponer las necesidades ajenas a las propias es una sociedad que saldrá adelante», argumentó.

«El noventa y nueve por ciento de nosotros cumplimos con las normas que imponen las administraciones. Solo un 1 por ciento incumple y a ese uno de cada cien debemos mostrarle nuestro rechazo, sea de donde sea y tenga la edad que tenga. No es bueno demonizar ningún colectivo porque caeríamos en un error, entre otras cosas porque ya hemos visto que la irresponsabilidad no entiende de edades ni de sectores», determinó.

Conciencia personal

Por eso apelo a la conciencia personal pero también a la de los organismos colectivos: «Es evidente que todos nosotros tenemos una enorme responsabilidad individual, pero también es mucho más evidente que los poderes públicos tienen, si cabe, un grado aun mayor de esa responsabilidad porque son quienes tienen que marcarnos el camino».

«La gestión de esta crisis sanitaria», insistió la vicepresidenta «ha puesto de manifiesto nuestra vulnerabilidad y también nuestra solidaridad. Es dificilísimo acertar con cada una de las decisiones, pero si las tomamos unidos la posibilidad de errar se alejará mucho. Debemos interiorizar este mensaje: La unidad de todas las fuerzas políticas es vital».

«Vale este mismo mensaje para la crisis sanitaria, principal objetivo a batir hoy, y para la crisis económica que vendrá después. Es el momento —concluyó— de reclamar unidad de acción para doblegar el virus y vencer después las desigualdades».

«El covid debe dejar un mensaje de solidaridad y de optimismo»
Comentarios