martes 20/4/21

La cultura se confina en Internet

Nunca la cultura estuvo a la vez tan lejos y tan cerca. El cierre de museos, teatros y escenarios obligó a los creadores a reinventarse. Del directo se pasó al ‘streaming’ y a los contenidos digitales.
El Musac tuvo que aplazar a este año algunas exposiciones que tenía previstas para el año pasado. JESÚS F. SALVADORES
El Musac tuvo que aplazar a este año algunas exposiciones que tenía previstas para el año pasado. JESÚS F. SALVADORES

El circo de Emilio Aragón llegó y se fue de León sin ser visto. Iba a actuar justo el fin de semana que el país inició un duro confinamiento. La pandemia del coronavirus obligó al Auditorio a suspender ese espectáculo y otras 29 actuaciones más previstas hasta el 26 junio. Lo mismo les ocurrió al Teatro San Francisco, al Teatro del Recreo Industrial, a El Albéitar y a salas de conciertos como Espacio Vías, el Gran Café, Studio 54, el Black Bourbon o el Babylon. El verano permitió la celebración de 500 talleres culturales organizados por el ILC, pero se suspendieron las fiestas y, con ellas, los conciertos y giras de verano. El Ayuntamiento reprogramó para finales de año muchos de los espectáculos que habían sido cancelados desde marzo.

Las sucesivas oleadas, con el repunte de casos en la provincia, provocaron el cierre y reapertura de museos como el de San Isidoro, Botines y el Musac.

El Albéitar, el Instituto Leonés de Cultura (ILC) y el Auditorio se han convertido en los últimos meses en el reducto de la cultura, haciendo frente a la pandemia y a la férrea política de cierres decretada por la Junta, que empezó echando ‘la trapa’ a sus propios museos y bibliotecas, como el Musac y el Museo de la Minería de Sabero.

Hace meses que locales de música en directo como el Gran Café no programan actuaciones. Los cines Odeón están cerrados y los Van Gogh solo abren —la primera sesión— los viernes, sábados y domingos, en parte también por la falta de estrenos y la desviación de muchas películas a plataformas como Netflix. El Musac se tuvo que reinventar sobre la marcha. «Nunca hubiésemos imaginado tener que cerrar las puertas, pero al haberse producido, y para mantener el servicio público que ofrecemos, nos hemos volcado en ofrecer recursos digitales», El covid descolgó uno a uno los festivales que se celebran en la ciudad, como el de Órgano, el Hallowindie y el Purple Weekend; entre otras razones, porque la reducción de aforos hacía inasumible progamar conciertos para menos de un centenar de espectadores.

Las librerías, al borde del cierre mientras el gigante Amazon disparaba las ventas, decidieron plantarle cara y unirse en la plataforma nacional ‘Todostuslibros.com. A ella se sumaron siete librerías leonesas.

Las ayudas institucionales, tanto de la Junta como del Gobierno central, han sido escasas y el sector cultural, que lleva meses sin salir ‘a escena’, será al final uno de los más damnificados por el coronavirus. La vacunación masiva abre ahora nuevas expectativas y el anhelo de volver a una «normalidad» que, seguramente, no será como la que existía antes del 14 de marzo de 2020.

La cultura se confina en Internet
Comentarios