lunes 25.05.2020
Remedios naturales contra el virus

El deseo de protección triplica en León el consumo de propóleo

Los apicultores confirman un aumento de los pedidos tras el inicio de la pandemia
Urbano González trabajando en una de sus colmenas. RAMIRO
Urbano González trabajando en una de sus colmenas. RAMIRO

La epidemia de coronavirus ha despertado en todos el temor al contagio. Y ese miedo ha actuado como acicate de las medidas de prevención en todos los ámbitos, incluido el de la alimentación, un capítulo donde ha cogido un enorme protagonismo el propóleo, un alimento procedente de las abejas de reconocida eficacia a la hora de reforzar nuestro sistema inmunológico y también por sus propiedades antibacterianas.

Su consumo ha crecido de forma notable desde el inicio de la pandemia tal y como reconocen los apicultores leoneses. Leticia Fernández Rascón, empresaria apicultora de nuevo cuño que decidió aparcar su licenciatura en Historia del Arte para dedicarse a las abejas a tiempo completo y fundar Miel La Cazurra, ha notado como las peticiones de este producto se han multiplicado por tres «e incluso más» en las últimas semanas.

«La epidemia de coronavirus ha provocado que la gente recurra mucho más a los productos naturales. Nosotros lo hemos notado mucho en la venta de productos con propóleo. Familias que antes de la crisis me pedían un bote de treinta mililitros cada mes, ahora me piden cuatro como mínimo», apunta gráficamente en este sentido.

Defensores de siempre de los productos de proximidad también han aumentado ventas de uno de sus productos estrella, al que bautizaron como ‘kit antigripal’. Se trata de un pequeño saco de arpillera en el que incluyen un bote de miel y un bote de propóleo.

Alternativa

«El coronavirus ha provocado que la gente recurra mucho más a los productos naturales»

Como todos los apicultores de la provincia, el teletrabajo es imposible en su caso. Tienen un permiso especial para salir a los colmenares dado que esta época es esencial de cara a la producción que sacarán por regla general entre los meses de julio y agosto.

Urbano González, uno de los grandes productores de miel de la provincia y fundador de la empresa Urzapa, reconocía también que «sí se ha notado un crecimiento en las ventas de propóleo», especialmente en la tintura que es uno de sus productos más representativos. Y ese crecimiento también lo ha notado en el mercado extranjero. «Sobre todo con los dos distribuidores más grandes con los que trabajo en Noruega y Francia. Por ponerte un ejemplo, el distribuidor de Noruega solía hacerme pedidos de 300 unidades y ahora me los está haciendo de 450, el incremento es significativo».

Los apicultores precisan que el propóleo no hace milagros pero sí subrayan también que está probada su eficacia para ayudar a reforzar el sistema inmunitario de las personas.

El deseo de protección triplica en León el consumo de propóleo