martes 10.12.2019

La Diputación destaca el arraigo de la violencia contra la mujer en el medio rural

Desde 2003, trece leonesas han sido asesinadas en los pequeños municipios

La Diputación de León incidió ayer en el arraigo de la violencia de género en el medo rural. «Desde que el año 2003 empezaran a realizarse estadísticas de víctimas de violencia de género, trece mujeres han muerto asesinadas en la provincia, nueve de ellas de municipios de menos de 20.000 habitantes», recordó la responsable del área de Derechos Sociales de la institución provincial, Carolina López. Durante la apertura de un acto, que contó con la presencia del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, lanzó un mensaje de apoyo a todas las mujeres que están sufriendo algún tipo de violencia y llamó a la sociedad a dejar de «girar la cara, de tolerar situaciones de violencia de género revistiéndolas de normalidad o causa perdida», en definitiva, dejar de «callar».


Con estas jornadas, sostuvo la diputada, «queremos contribuir a visibilizar este problema, a dar a conocer los recursos que desde la institución provincial se ponen a disposición de las mujeres y a promover la reflexión de todos y cada uno acerca de lo que podemos hacer para acabar con esta lacra». Del mismo modo, el presidente de la Diputación Provincial, que fue el encargado de cerrar el acto, reivindicó «con insistencia» que esta lucha no es una cuestión de «ideología», sino de «justicia» frente a «lo que los extremismos quieren arrebatarnos».

 

Morán reafirmó el compromiso de la institución con la erradicación de la violencia de género, «una de las violaciones más flagrantes, de los derechos humanos». «Debemos seguir facilitando, internamente y en el medio rural, el incremento de la participación de las mujeres en los espacios sociales, económicos o políticos, seguir buscando una sociedad en igualdad como punto de partida para conseguir eliminar este tipo de violencia», dijo.

 

«No nos callemos, tolerancia cero, denunciemos y condenemos cualquier actitud de violencia contra las mujeres por pequeña que sea», concluyó antes de dar paso a la lectura del manifiesto elaborado por la Diputación de León. Precisamente, sobre esa necesidad de «no callar» versó el documento al que puso voz la trabajadora de la Diputación provincial, Ana Belén Rodríguez.

 

Durante su lectura, ahondó en que «la violencia de género no puede considerarse un problema exclusivo de la esfera privada de las mujeres». Por ello, puso de relieve la necesidad de «rechazar esta cobarde demostración de violencia» que, según indicó, «impide que la sociedad avance en el camino de la igualdad y el bienestar común».

La Diputación destaca el arraigo de la violencia contra la mujer en el medio rural