viernes. 27.01.2023

«La plaza era para ella», «la plaza era para mí»... Frases pronunciadas por Montserrat González y Triana Martínez en sus interrogatorios son el trasfondo del tráfico de influencias y la corrupción en la adjudicación de puestos de trabajo en la Diputación. Su abogado usó en varias ocasiones la palaba «vestir el santo» para referirse a dichos prodecimientos y remarcar que era la marca de la casa, tanto de políticos como de funcionarios. Las dos acusadas convierten el enchufismo en un derecho y se consideran víctimas de un fiasco por no conseguir el fin.

En la Diputación «vestían el santo» en las oposiciones
Comentarios