martes 20/10/20
El camino de vuelta a la actividad

Doscientos negocios piden redimensionar la zona de terraza

La crisis obliga al sector hostelero a abordar una reconversión encubierta en la reapertura
Clientes de un negocio hostelero capean la tormenta bajo el soportal de la terraza. MARCIANO PÉREZ

La primera semana después del Covid fue de vértigo para el sector hostelero leonés, que ha enjugado en siete días la ansiedad por el retorno; la de clientes, también. La pandemia congeló este flanco económico que supone más del diez por ciento del producto interior bruto del territorio; y a la vez, ha forzado una reconversión encubierta que deriva de las condiciones del trato, de la normativa de relación entre oferta y demanda. Los números acercan al nuevo escenario: León tiene más de miel trescientos establecimientos hosteleros; la mitad dispone de licencia de terraza; ese porcentaje es le mismo que podría estar en condiciones de abrir las puertas desde que entró en vigor la relación social de fase uno con el virus; de esa facción, sale una nueva subdivisión, la que corresponde a los locales que han solicitado un expediente de ampliación, reubicación o redimensión de las condiciones de la licencia que tenían expedida hasta que sobrevino esta crisis del Covid.

En aligerar el trámite se afana el Ayuntamiento de León, la administración que debe resolver la cuita burocrática de la que está pendiente una parte relevante del sector hostelero leonés para poder retomar la actividad en las condiciones seguras que dicta la norma general.

El regreso de la hostelería marca de nuevo el inicio de mes en esta segunda semana de León en fase uno; porque una parte de los negocios que no abrieron el pasado lunes lo van a hacer hoy; unos, obligados por la necesidad de subsistencia y salvarse de esa cuarta parte que según las cifras evaluadas por las asociaciones corporativas ya se da por perdida; otros, animados por el incremento paulatino de actividad y el crecimiento de la demanda entre la clientela, que en algunos tramos horarios supera con creces el límite de la oferta, sujeta al corsé del treinta por ciento del recinto disponible; hay un tercer parámetro que coincide con el motivo de apertura en este lunes: en junio expira el periodo de carencia para el pago de alquileres que muchos negocios habían pactado con los propietarios de los locales, ante la asfixia y la incertidumbre que provocó marzo, cuando la pandemia se desató por las calles.

La nueva realidad que le espera a León está en el pulso de las terrazas, que le han dado un nuevo perfil urbano a la ciudad. Al menos un tercio del tejido hostelero de la ciudad se ha decidido a no quedarse con la trapa abajo, aunque eso suponga asumir el riesgo de reconvertir el espacio.

Doscientos negocios piden redimensionar la zona de terraza