domingo 05.07.2020

La economía tocó fondo en abril y hay "indicios esperanzadores" de su reactivación

La industria sufrió su mayor desplome desde 1976 por la hibernación de la actividad en Semana Santa, pero desde Fedea señalan que los datos de mayo son alentadores
Factoría de motores de Renault en Valladolid. NACHO GALLEGO
Factoría de motores de Renault en Valladolid. NACHO GALLEGO

Ya ha pasado lo peor. No solo en términos sanitarios, algo que los representantes públicos no paran de repetir, sino a nivel económico. Marzo, abril y gran parte de mayo fueron meses para olvidar, pero los expertos comienzan a ver datos alentadores de que la situación está mejorando. Los economistas de Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) explican en un informe publicado este viernes que los indicadores económicos y de empleo de las últimas semanas muestran "de forma muy clara" los efectos de la pandemia sobre las cuentas públicas, pero también "indicios esperanzadores" de que la economía española tocó fondo en abril y que se está iniciando un proceso de reactivación.

Tras el "dramático" repunte de abril de las prestaciones por desempleo y cese de actividad, en mayo estos indicadores tienen a estabilizarse, según se recoge en el tercer documento de los boletines de seguimiento de la crisis del coronavirus que está realizando Fedea. Además, otro dato esperanzador es el repunte del 26% en la contratación de mayo, la reducción de casi 400.000 empleados afectados por un Erte y el aumento de la afiliación a la Seguridad Social en casi 200.000 personas.

En el otro lado de la balanza, los datos publicados este viernes por el INE revelan que la producción industrial (IPI) se desplomó en el mes de abril un 33,6%, su mayor caída desde que comenzó la serie histórica en 1976. La razón de este hundimiento fue la paralización total del sector industrial durante la primera quincena de abril, coincidiendo con la Semana Santa, con el objetivo de frenar la pandemia.

Hasta ahora, el mayor descenso interanual de este índice había sido en abril de 2009, en plena crisis financiera, cuando se desplomó un 28%. En tasa mensual (abril sobre marzo), la producción de la industria cayó un 21,8%, frente al descenso del 13% del mes anterior, cuando se decretó el estado de alarma.

Desplome del automóvil

La industria de la automoción ha sido la más afectada por esta circunstancia, con un desplome de su producción del 92% respecto al mismo mes de 2019.

Asimismo, el INE destaca que la situación de confinamiento de los hogares ha provocado una "fuerte reducción" de la demanda de bienes personales y para el hogar, por lo que la confección de prendas de vestir, la industria del cuero y calzado y la fabricación de muebles registraron en abril descensos en su producción superiores al 70%.

Y pese a que los productos alimenticios han sido los bienes que mayoritariamente han consumido los hogares durante el estado de alarma, la industria de la alimentación también bajó en abril su ritmo de producción, con un descenso interanual del 7,3%, frente al repunte del 3,6% que experimentó en marzo.

Por otro lado, los productos farmacéuticos registraron la menor disminución de toda la industria, con un leve retroceso del 0,4%.

Menos ingresos y más gasto

Uno de los puntos que Fedea destaca en un estudio es que la recaudación tributaria ha caído de forma importante, mientras que el gasto se ha multiplicado. Y por el lado del empleo, a pesar de ver la luz al final del túnel, considera que la situación sigue siendo "muy preocupante", con una tasa de paro efectiva del 36%, solo cuatro décimas por debajo de la de abril.

Los expertos también apuntan que hay importantes diferencias territoriales en la evolución del empleo en función de la fecha de acceso a las distintas fases de la desescalada. De hecho, explican que los territorios que accedieron el 11 de mayo a la fase 1 han recuperado en mayo un 31,5% de la afiliación perdida en marzo y abril, mientras que los que accedieron el 25 de mayo, como Madrid y Barcelona, solo recuperaron un 9,1%.

La economía tocó fondo en abril y hay "indicios esperanzadores" de su reactivación