viernes 05.06.2020
En desescalada

España entera deja la cuarentena después de 72 días

Madrid, Barcelona y Castilla y León, a fase 1, y 10 autonomías pasan completas a la fase 2
Una familia, por el paseo marítimo de Almería. CARLOS BARBA
Una familia, por el paseo marítimo de Almería. CARLOS BARBA

Los 14,2 millones de españoles que hasta ahora seguían varados en la fase 0 comenzarán este lunes su desconfinamiento 72 días después de que el estado de alarma les encerrara en sus casas para contener la expansión del virus. Sanidad dio ayer finalmente luz verde a que los 6,6 millones de habitantes de la Comunidad de Madrid, los 5,5 del área metropolitana de Barcelona y los 2,1 millones de vecinos de las grandes ciudades de Castilla y León puedan la semana próxima disfrutar de los privilegios de la fase 1, de la que gozaba el resto del país desde hace dos semanas, tales como poder ir a una terraza, moverse por la provincia o reunirse en pequeños grupos guardando las distancias sociales. Con el sí a la promoción de estas tres zonas el próximo lunes no quedará ningún territorio ya en España en fase 0 con la que arrancó el plan de desescalada hacia la nueva normalidad que se inició el pasado 4 de mayo.

Las dos grandes urbes españolas, no obstante, tendrán ya un desfase de dos semanas con buena parte del país. Y es que algo menos de la mitad de la población del todo el estado este viernes también recibió el visto bueno de los técnicos de Sanidad para progresar a la fase 2. Se trata de las comunidades completas de Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Extremadura, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja, además de las dos ciudades autónomas. En todos estos territorios el departamento que dirige Salvador Illa atendió sin ningún tipo de objeciones las alegaciones de las respectivas consejerías para avanzar de estadio.

En estas diez autonomías y ciudades desaparecerán el lunes que viene las franjas horarias, excepto las destinadas a los más mayores y a las personas vulnerables; se podrán abrir los centros comerciales y las tiendas sin limitación de tamaño y se podrán servir comidas en el interior de los restaurantes. Todo ello, eso sí, con la distancia social pertinente.

Asimetría
Este lunes, el 53% de los españoles estarán en fase 1 y el 47% habrán dado el salto ya a la fase 2

A estas ‘prerrogativas’ casi ya olvidadas tras dos meses de confinamiento también podrán acceder los habitantes de otras zonas, cuyas comunidades parcialmente recibieron también el placet del Gobierno central para avanzar a esta penúltima fase de la desescalada. Se trata de todas las provincias andaluzas, excepto Málaga y Granada, que solo llevaban una semana en la fase 1 y que han visto cómo Sanidad rechazaba la petición de la Junta de promoción exprés, el único no de Moncloa de ayer a una propuesta autonómica; Cuenca y Guadalajara en Castilla-La Mancha, que no había pedido la promoción del resto de la región; y en Cataluña las áreas del Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre y Alt Pirineu, que hace ya dos semanas que estaban en fase 1.

La Comunidad Valenciana fue la única autonomía que ayer no fue sometida a examen. La Generalitat renunció a pedir el avance de las áreas sanitarias que llevaban dos semanas en la fase 1 tras haber registrado varios rebrotes en los últimos días.

Con los avances anunciados ayer por Salvador Illa, el lunes ya no habrá ni un solo territorio en fase 0, en la que comenzó la desescalada. En fase 1 estará la semana que viene el 53% de la población de España. O sea, 25 millones de personas. En la fase 2 se situará el restante 47% del país, unos 22 millones de habitantes.

Así las cosas, la desescalada se vuelve más asimétrica que nunca. 18 días después de que comenzará el plan hacia la nueva normalidad, el país se mueve a cuatro velocidades diferentes: territorios entrando en la fase 1; otros cumpliendo su segunda semana en este escalón; zonas que inauguran su estancia en la fase 2 y otras que están desde hace días en ese estadio como las islas de La Gomera, El Hierro, La Graciosa y Formentera. Al margen del País Vasco que, aunque formalmente entrarán el lunes en la fase 2, aplican su plan de desconfinamiento propio.

Esta tercera ronda de exámenes de la desescalada, además de asimetría y comunidades divididas en diferentes zonas, ha provocado una crisis institucional de envergadura entre el Ejecutivo central y la Comunidad de Madrid que, a pesar de haber sido promocionada este viernes, sigue con su voluntad intacta de llevar a los tribunales al Gobierno de Pedro Sánchez por negarle durante dos semanas pasar a la ansiada fase 1.

España entera deja la cuarentena después de 72 días