domingo. 05.02.2023
| Crónica | Desde el Cono Sur |

«España es de esas madres que ignoran a sus hijos»

Luis Abelardo, español retornado de Uruguay, reclama los derechos de su hijo menor para que pueda entrar en León, en donde su expediente está paralizado aun teniendo una oferta de trabajo
Luis Abelardo vive en León desde hace tres años, los que lleva tramitando los papeles de su hijo
«Hay madres que ignoran a sus hijos. ¿Y qué tipo de madres son esas?, nos preguntamos. Pues España es de ese tipo de madres que ignoran a sus hijos», asevera Luis Abelardo Rodríguez, español de nacionalidad, hijo de gallegos emigrados a Uruguay y ahora protagonista de una lucha burocrática para conseguir que su hijo de 24 años sea reconocido como español ante la ley y abandone la difícil vida que lleva en el país sudamericano. «Está bien que España tenga leyes de extranjería para los inmigrantes, pero no para los españoles, es ridículo», añade. El caso de Luis Abelardo y su familia pone de manifiesto el complejo, inflexible y largo procedimiento burocrático que es necesario atravesar para establecerse en España, aun siendo español, en su caso, y descendiente directo de dos generaciones de españoles, en el de su hijo, que al ser biznieto de italianos por parte materna también está tramitando paralelamente la nacionalidad italiana, mucho más accesible. Su periplo administrativo comenzó hace más de dos años, cuando un amigo de la familia encontró un trabajo a su hijo Miguel Alberto en León, una de las vías abiertas para conseguir la entrada en España. Las exigencias e impedimentos que le impusieron por no haber formalizado la nacionalidad española antes de los 18 años obligó a su padre, Luis Abelardo, a trasladarse y ocupar el empleo reservado para el joven. «Alguien tenía que salir de Uruguay, allí las cosas no están nada bien», confiesa. Tras mucho luchar, consiguió que la Administración aceptase la reagrupación familiar, que permitió a su mujer instalarse con él en León, dejando allí a dos de sus tres hijos. La mayor no ha iniciado ningún trámite, pero sí el único varón, que ha sido sometido durante más de un año a un auténtico sinvivir, padeciendo las largas colas que se forman diariamente en los servicios consulares de España en Uruguay. «En la práctica resulta imposible conseguir un contrato de trabajo sin estar aquí», comenta. Sin embargo, la empresa para la que trabaja como vendedor ha realizado una oferta de empleo a su hijo, de forma que pueda llegar a León. Su expediente, como el de otros cientos y cientos de personas, se encuentra en trámite y a la espera que sea resuelto en la Subdelegación del Gobierno. Luis Abelardo, a pesar de subrayar el excelente trato que ha recibido en territorio español, habla de abandono de los españoles que viven en el extranjero por parte del Gobierno español, «menos cuando hay elecciones, entonces sí que se interesan».

«España es de esas madres que ignoran a sus hijos»
Comentarios