martes 21/9/21

Las farmacias de León plantean eliminar las guardias nocturnas en la zona rural

El Colegio de Farmacéuticos presenta a la Junta una reestructuración ante la ausencia de visitas de madrugada

N ingún servicio es más ruinoso para las farmacias leonesas que abrir de madrugada. La junta directiva del Colegio de Farmacéuticos de León presentó el jueves en el servicio territorial de Sanidad una propuesta para que se modifique la orden del 2 de marzo de 1998 de la Consejería de Sanidad y Bienestar Social por la que se determinan los horarios mínimos oficiales de apertura y las guardias, urgencias y vacaciones de las farmacias y poder eliminar o reestructurar las guardias noctunas en la zona rural, cada vez más despoblada. «El coste que recae sobre algunas farmacias es brutal. Los reales decretos y la crisis no permiten soportar los gastos para mantener una botica abierta toda la noche, a la que no va nadie», explica el presidente del Colegio de Farmacéuticos de León, Antonio Carrasco.

Los farmacéuticos de León ya intentaron un cambio hace un año tras la decisión de la Junta de conceder a los colegios las competencias para organizar sus guardias en cada provincia.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de León plantea a la administración dos posibles soluciones: que se supriman las guardias nocturnas farmacéuticas en la zona rural a partir de la doce de la noche o que el resto de farmacias que no están en cabeceras de comarca compartan las guardias, «hay provincias en las que ya se ha llegado a este acuerdo», explica. Treinta farmacias de la zona rural de León están obligadas a hacer más de una semana al mes de guardia nocturna: Cabrillanes, San Emiliano, 2 en Boñar, Truchas, 2 en Cacabelos, 2 en Cistierna, 3 en Fabero, Puente Domingo Flórez, que comparte guardias con otras de la comarca, Riaño, Boca de Huérgano, Cubillas de Rueda, Gradefes, Quintana de Rueda, 3 en Sahagún (que además hace guardias de Villada y no a la inversa), 2 en Santa María del Páramo, Toreno, Matarrosa del Sil, 2 en Valencia de Don Juan y tres en Villafranca del Bierzo. «Hacer más de una semana al mes es una carga económica y personal que no se puede soportar», explica Carrasco.

El Colegio argumenta que los habitantes de los pueblos casi no utilizan las urgencias farmacéucias porque los centros de salud disponen ya de monodosis de medicamento que entregan a los pacientes cuando acuden por la noche, «y si los casos son graves los envían al Hospital de León», explica Carrasco.

Un estudio encargado por el Colegio Profesional de Farmacéuticos de Castilla y León a una consultora independiente pone de manifiesto que las características geográficas de León hacen necesario un replanteamiento de la gestión, como ya lo hacen Soria y Ávila, provincias en las que prácticamente han desaparecido las guardias nocturnas en los pueblos, según explican desde el colegio de León.

León se suma a un debate abierto en comunidades autónomas como Andalucía, Madrid, Cataluña, Navarra, y País Vasco. El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Guipúzcoa considera «inasumible económica y humanamente» mantener los actuales servicios de guardias nocturnas por lo que ha planteado a la Consejería que dirige Rafael Bengoa una propuesta para reducir de 19 a 11 las farmacias que estén abiertas en el territorio para urgencias entre las 22.00 y las 9.00 horas.

Las visitas. Sólo en el 42% de los casos en los que se accede a una farmacia por la noche es para que se dispense un medicamento, frente al 60% que se desplaza por olvidos o artículos que no son de necesidad, como productos de higiene, leche infantil, etc (un 28%). Las farmacias rurales reciben 1,23 visitas antes de las doce de la noche, ninguna a partir de esa hora.

Las farmacias de León aportan 1.174.630 euros al sistema sanitario en la realización de las guardias nocturnas, «es decir, el coste que supondría para el Sacyl realizar este servicio, sin añadir stock, ubicación y gastos generales», explica Carrasco, que defiende que cada provincia, en función de sus necesidades y las características geográficas, pueda tener la capacidad de organizar su propio sistema de guardias teniendo en cuenta sus características particulares y consensuando con las provincias colindantes con las que comparte población y territorio de referencia. Las farmacias de las cabeceras de comarca se reparten las guardias nocturnas entre dos o tres oficinas a lo sumo. No es el caso de Truchas. La ley obliga a la única oficina de la comarca a abrir las 24 horas del día d urante los 365 días del año.

Las farmacias de León plantean eliminar las guardias nocturnas en la zona rural
Comentarios