miércoles. 06.07.2022
LAS RESTRICCIONES EN EL PARQUE NACIONAL | EL FIN DE LOS APROVECHAMIENTOS FORESTALES E HIDROLÓGICOS

Gestionar residuos disparará el gasto a cien mil euros al año

La entrada en vigor del Plan Rector de Uso y Gestión de Picos no solo conllevará restricciones para sus habitantes, sino que también supone asumir una serie de obligaciones ineludibles. Una de ellas, es la gestión de sus residuos. Por lo que se refiere a los urbanos, la normativa dice que todos los que se generen en Valdeón y Sajambre han de ser recogidos higiénicamente y transportados al centro de transferencia que hay en Cistierna, para posteriormente su traslado al CTR provincial.

Para los residuos de construcción y demolición, se establece que deberán ser transportados a un área de acopio fuera del parque nacional. En el caso de las aguas residuales es de obligado cumplimiento su tratamiento en las estaciones depuradoras para su devolución a los cauces de los ríos en perfectas condiciones. Por último, la gestión de los residuos procedentes de los animales de abasto únicamente se indica que debe estar sujeta a las buenas prácticas ganaderas, evitando la contaminación del suelo, del aire o del agua.

Toda esta gestión tiene un coste cercano a los cien mil euros anuales, según el estudio de Cotema, que deberán cubrir los ayuntamientos del parque una vez entre el vigor el PRUG. Este será otro de los caballos de batalla de las negociaciones con la administración, quién paga todo esto cuando los recursos de los municipio merman sustancialmente con la falta de ingresos que acarrean las restricciones de la caza y del resto de aprovechamientos.

Gestionar residuos disparará el gasto a cien mil euros al año
Comentarios