lunes 01.06.2020
En clave política

El Gobierno insiste con un gran pacto de país a pesar de las críticas

El coronavirus destruirá 190 millones de empleos en el mundo, según la OIT
María Jesús Montero, portavoz del Gobierno. J. M. CUADRADO
María Jesús Montero, portavoz del Gobierno. J. M. CUADRADO

El Gobierno no se apea de su propuesta de un pacto transversal para la pospandemia a pesar de los numerosos rechazos y la escasez de los apoyos. La ministra portavoz defendió que es imprescindible trabar «un gran acuerdo de país» una vez que se supere la crisis sanitaria porque no se trata solo de reconstruir la economía, aunque es lo más «perentorio», es ineludible, remarcó, «diseñar» un nuevo modelo de sociedad a partir de las experiencias vividas en esta crisis.

Pedro Sánchez ha hecho de «la concertación nacional» su gran objetivo para superar el marasmo económico y la ebullición social que ya asoman por la puerta. Confía en convertir las negativas de hoy en apoyos de mañana, cuando baje el estrés por el Covid-19. María Jesús Montero, tras la reunión del Consejo de Ministros de ayer, se empleó con empeño para defender esa tesis con el argumento de que este país se juega su futuro. Un gran entendimiento, subrayó, de partidos, sindicatos y empresarios, pero también de comunidades autónomas, cuyos presidentes no hicieron ascos a la invitación cuando Pedro Sánchez la puso sobre la mesa en la videoconferencia del pasado domingo. Es necesario «el talento de todos», recalcó la ministra, para alcanzar un entendimiento,

La Organización Internacional del Trabajo alertó ayer de las consecuencias de la crisis en el mundo. El coronavirus destruirá 195 millones de empleos. La OIT advierte de que Europa será la segunda región más afectada, con una pérdida del 7,8% de las horas de trabajo, superando la última crisis económica.

El debate político en España sigue abierto. La oferta de un pacto de país lanzada por Sánchez y el minist tuvo, en general, una fría acogida, polar en algún caso. PP y Vox dieron sendos portazos, al igual que las fuerzas independentistas catalanas y vascas. Incluso Esquerra, socio de investidura, dejó claro que no cuenten con ella. UGT y CC OO guardan silencio, al igual que las principales organizaciones empresariales. Hasta el cogobernante Unidas Podemos muestra sus dudas. Solo Ciudadanos recogió el guante sin hacer preguntas. Hay que mirar, dijo, «más allá del horizonte de la pandemia», para que las generaciones venideras «puedan beneficiarse». Esas generaciones tendrán que «pagar la factura» del inevitable aumento de la deuda pública que contraerá este Gobierno para afrontar las consecuencias económicas.

El Gobierno insiste con un gran pacto de país a pesar de las críticas