sábado 16/10/21
Apoyo Social

«He visto trabajos espectaculares en las residencias de Castilla y León»

Esperanza Santos, de Médicos Sin Fronteras, ha colaborado con 15 centros leoneses
los residentes. «La primera opTrabajo de zonificación en una residencia de León en la primera visita de un equipo de MSF. DL

Lugares exóticos donde pasan cosas tremendas. Pero ahora a la vuelta de la esquina. «Sí, es curioso. Y reconozco que por muchas situaciones parecidas y mucho peores que hayas vivido en otros países, a mi, como voluntaria, o a mis compañeros, la sensación que tenemos de impacto es muy fuerte. Porque pasa en tu país, en el mundo en el que supuestamente no nos pasan esas cosas. La impresión ha sido y es grande», dice Esperanza Santos. Por cierto, ha dicho «peores», que así cae la primera lección. En otros sitios pasan cosas peores. Es un día de descanso en su trabajo de enfermera en la planta de Oncohematología en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. A primera hora de la mañana coge un coche para León para asistir en residencias y centros en forma de asesoramiento para afrontar la crisis del Covid-19 y aportar su experiencia y la de su organización a nivel mundial. Ahí es nada: dice que ha pasado por tres epidemias de ébola, una de cólera, una de sarampión... De ahí vendrá lo de «peores».


Esperanza Santos pertenece a MSF y es enfermera de oncohematología en el Gregorio Marañón. DL

Esperanza Santos es Referente Médica de Médicos Sin Fronteras para residencias en Castilla y León, un ámbito territorial extenso, y que en la provincia ha prestado su labor hasta en 13 residencias de manera presencial y en dos telemáticamente. Y lanza la primera frase: «He visto trabajos maravillosos en las residencias. Lo están dando todo. Aprendiendo sobre la marcha.

Con que las administraciones den las directrices y protocolos a seguir, trabajan muy bien. Y si hubiera más entendimiento entre todas las administraciones, también», deja así como un diagnóstico que aporta lucidez en tiempos oscuros. Es decir, que hay gente por ahí que a veces descansa pero se pone la capa de heroína de MSF y se va, por ejemplo este pasado jueves, a La Bañeza, y explica en un centro de Salud qué hacer, cómo afrontar, cómo implementar. Y se trata, afirma, «tanto de prevenir como de saber actuar para hacer las demás cosas que hay que hacer a lo largo del día», y pone por ejemplo cómo tratar la ropa de cama. Ella, que seguro que ha estado en países en los que ni la hay.

Implementar medidas

Junto a la prevención de contagio, MSF insiste en la necesidad urgente de socializar a los mayores

«Lo que nosotros hacemos se basa en el trabajo de apoyo a la Gerencia de Atención Primaria y Servicios Sociales de la Junta. Por un lado ofrecemos asesoramiento para la implementación de medidas y por otro atendemos las peticiones de apoyo. Tratamos de implementar esos circuitos y control de infecciones para dar el valor añadido en la prevención de la transmisión del Covid-19.

Así, hacemos la evaluación de esos circuitos y compartimos lo que hemos experimentado en cuanto a prevención, sectorización y zonificación de los espacios», relata Santos. En definitiva, «proteger a los residentes y proteger al personal», resume. Para ello también realizan la consiguiente labor de formación acerca de, por ejemplo, cómo y dónde ponerse los equipos de protección individual. Es decir, controlar los riesgos.

Socialización

Pero hay un detalle en el que ahora insiste tanto MSF como la referente médica para Castilla y León y que se convierte en fundamental: la parte de la socialización de los residentes. «La primera opción del confinamiento en las habitaciones no puede seguir siendo la única medida. Dentro de todas las que se toman en cuanto a seguridad hay que avanzar en la socialización. Hay que atender los efectos físicos, cognitivos y emocionales de los mayores porque se empieza a notar el deterioro.

Te podría decir que incluso en el personal se nota», asegura. «Hay que tender a la socialización con más medidas preventivas que ese confinamiento para poder empezar ya a atender esos efectos negativos que están presentes. Dentro de esos protocolos hay que determinar si se pueden realizar otras cosas, como visitas, una despedida digna, etc», añade. Pero todo esto lleva a pensar que bajo qué requisitos.

Apoyo clave

Realizan labores de evaluación, asesoría, construir circuitos y pautas, y zonificación

«La distancia física es fundamental. Y no puedes crear zonas en las que pueda haber sospecha de que puede haber contagios. Pero tampoco tener a una persona sana pero mayor confinada en una habitación. Usar la mascarilla, siempre el lavado de manos, que existan esos circuitos y espacios donde trabajar, atender, relacionarse», va contando Esperanza Santos como quien hace acopio de razones.

Por último no duda: «Claro que vamos a salir de esta. Y tendremos que aprender. El ser humano también es capaz de dar lo mejor de sí. Habrá que aprender a caminar con el coronavirus. Soy optimista por naturaleza», asegura esta madrileña vinculada a Castilla y León por parte de su padre, natural de Segovia.

Médicos Sin Fronteras ha apoyado en España a más de 300 residencias.

En toda la Comunidad han sido más de 100 residencias apoyadas, y en el caso concreto de León han pasado por 15 residencias (13 presencialmente y 2 telemáticamente).

«He visto trabajos espectaculares en las residencias de Castilla y León»