viernes 18/9/20

Una historia que suma 120 años de inclusión financiera en la provincia

Las oficinas del Monte de Piedad en León están en el número 4 de la plaza de Santo Domingo.
Las oficinas del Monte de Piedad en León están en el número 4 de la plaza de Santo Domingo.

El Monte de Piedad de León suma ahora 120 años de historia de inclusión financiera, desde su creación en 1900. Una historia ligada a la caja de ahorros, que en el caso de Valladolid arrancó en 1841. La filosofía de estas instituciones comenzó en Italia en 1462, aunque en España ya en 1431 existían las Arcas de Limosnas. Como montes de piedad su historia se inicia en 1702 con el sacerdote Francisco Piquer. «Hoy en día el papel del crédito prendario y de los montes de piedad sigue plenamente vigente en todo el mundo para millones de personas, que tienen así una forma de acceder a un crédito inmediato y en condiciones no abusivas», explican desde Fundos.

La Asociación Española de Montes de Piedad, Predea, destaca que se trata de instituciones sin ánimo de lucro que llevan a cabo una labor de inclusión financiera que hoy sigue muy vigente, especialmente porque su intención es favorecer el acceso al crédito y no tienen ánimo de lucro. Su naturaleza es filantrópica, y han estado ligados históricamente a las obras sociales de las cajas, en las que invertían sus beneficios.

A nivel nacional son nueve las entidades y fundaciones herederas de las cajas que conservan en activo los montes de piedad, con 26 oficinas en todo el país. Mantienen en total activos más de 285.000 préstamos, por los que han facilitado a los clientes 184 millones de euros.

Nuevos tiempos
​ Además de los créditos, Montecyl ofrece servicios de tasación, custodia o reparto de herencias

La importancia de los montes de piedad se puso de manifiesto también durante la Gran Recesión, ya que en los años más duros de la anterior crisis económica el número de usuarios y de préstamos concedidos se disparó de manera importante. El perfil de usuario es de una mujer de entre 40 y 65 años, mayoritariamente.

Además de los créditos basados en las tasaciones, Montecyl ofrece otro tipo de servicios relacionados con la valoración de joyas y piedras preciosas. Por ejemplo la tasación de las joyas por un equipo de gemólogos, que permite conocer el valor de las piezas en función del momento del mercado. Montecyl emite un informe pormenorizado de estas valoraciones; así como certificados para utilizar en aperturas de seguros, repartos de herencias o ventas a particulares.

Además se oferta custodia en cámaras de máxima seguridad, para evitar robos o accidentes. Y se asesora a las familias en el reparto de las joyas en las herencias, actuando incluso como testigos en los sorteos que se realicen.

Una historia que suma 120 años de inclusión financiera en la provincia